Francis Gary Powers tras la liberación de los soviéticos

Francis Gary Powers tras la liberación de los soviéticos

Después de su regreso a los Estados Unidos, el piloto del avión espía U-2 estadounidense Francis Gary Powers es interrogado por los medios de comunicación sobre su captura y posterior audiencia ante el Comité Selecto de las Fuerzas Armadas del Senado el 6 de marzo de 1962. Los poderes habían sido derribados en el centro de Rusia. el 1 de mayo de 1960 y arrestado por las autoridades soviéticas. Dos años más tarde, los soviéticos lo liberaron en un intercambio de espías con Estados Unidos.


Los soviéticos acusan al piloto del U-2 de espionaje, 8 de julio de 1960

En este día de 1960, una guerra fría emergente entre los Estados Unidos y la Unión Soviética sufrió un revés cuando los soviéticos acusaron de espionaje a Francis Gary Powers, un piloto del U-2 de la CIA y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. El asunto puso en marcha años de desconfianza entre la Casa Blanca y el Kremlin.

Powers había sido derribado sobre Sverdlovsk el 1 de mayo de 1960. Lo declararían culpable el 17 de agosto y lo sentenciarían a tres años de prisión seguidos de siete años de trabajos forzados. Cumplió un año, nueve meses y nueve días antes de ser cambiado por un espía soviético, Rudolph Abel.

Washington inicialmente respondió a su captura con una historia de portada, alegando que un "avión meteorológico" se había estrellado después de que su piloto tuviera "dificultades con su equipo de oxígeno". El presidente Dwight D. Eisenhower no sabía que el avión había aterrizado casi intacto. Los soviéticos recuperaron su equipo fotográfico, así como a Powers, a quienes interrogaron antes de que hiciera una “confesión voluntaria” y emitiera una disculpa.

Una cumbre en la que participarán Estados Unidos, la Unión Soviética, Gran Bretaña y Francia iba a comenzar ese mismo mes en París. Pero el primer ministro soviético Nikita Khrushchev salió furioso de la reunión, acusando a los estadounidenses de ser "incapaces de poner fin a su esfuerzo de guerra [fría]".

Después de ser interrogado por la CIA y la Fuerza Aérea, Powers compareció ante un Comité Selecto de las Fuerzas Armadas del Senado en 1962, presidido por el senador Richard Russell (D-Ga.), Así como los senadores republicanos Prescott Bush de Connecticut y Barry Goldwater de Arizona. El panel descubrió que Powers había seguido órdenes, que no había divulgado ninguna información crítica a los soviéticos y se había comportado como un "joven excelente en circunstancias peligrosas".

La historia secreta de cómo Estados Unidos perdió la guerra contra las drogas con los talibanes

Powers murió en 1977 a los 47 años cuando su helicóptero Bell 206 JetRanger se quedó sin combustible y se estrelló en el área recreativa de la presa Sepulveda en Encino, California, a varias millas de su lugar de aterrizaje previsto en el aeropuerto de Burbank. Trabajaba como reportero de tráfico para una estación de televisión de Los Ángeles en ese momento. Powers está enterrado en el Cementerio Nacional de Arlington.

En 1998, información recientemente desclasificada reveló que la misión de Powers había sido una operación conjunta de la Fuerza Aérea y la CIA. En 2000, en el 40 aniversario del Incidente del U-2, su familia recibió con su Medalla de Prisionero de Guerra otorgada póstumamente, Cruz Voladora Distinguida y Medalla del Servicio de Defensa Nacional. Además, el director de la CIA, George Tenet, autorizó que Powers fuera otorgado póstumamente con la Medalla del Director de la CIA por su extrema fidelidad y extraordinario coraje en el cumplimiento del deber.

El 15 de junio de 2012, Powers recibió póstumamente la medalla de la Estrella de Plata por "demostrar una 'lealtad excepcional' mientras soportaba un duro interrogatorio en la prisión de Lubyanka de Moscú durante casi dos años". El general Norton Schwartz, jefe de personal de la Fuerza Aérea, presentó la condecoración a los nietos de Powers, Trey Powers, de 9 años, y Lindsey Berry, de 29, en una ceremonia en el Pentágono.


Uno de los eventos más comentados de la Guerra Fría fue el derribo del avión espía estadounidense U-2 pilotado por Francis Gary Powers sobre la Unión Soviética el 1 de mayo de 1960. El evento fue representado recientemente en la película de Steven Spielberg Bridge of Spies. . Powers fue capturado por la KGB, sometido a un juicio espectáculo televisado y encarcelado, todo lo cual generó un incidente internacional. Las autoridades soviéticas finalmente lo liberaron a cambio del espía soviético capturado Rudolf Abel. A su regreso a los EE. UU., Powers fue exonerado de cualquier delito mientras estuvo encarcelado en Rusia; sin embargo, debido a la mala prensa y la falta de voluntad del gobierno para defender de todo corazón a Powers, una nube de controversia se prolongó hasta su prematura muerte en 1977.

Ahora su hijo, Francis Gary Powers Jr., fundador del Museo de la Guerra Fría, y el aclamado historiador Keith Dunnavant han escrito el libro Spy Pilot, un nuevo relato de la vida de Powers basado en archivos personales que nunca antes habían estado disponibles. Profundizando en cintas de audio antiguas, cartas que su padre escribió y recibió mientras estaba encarcelado en la Unión Soviética, la transcripción del informe de su padre por parte de la CIA, otros documentos recientemente desclasificados sobre el programa U-2 y entrevistas con los contemporáneos del piloto espía, Powers y Dunnavant dejó las cosas claras.

“Mi padre entendió que la pregunta de qué sucedió para causar su accidente reflejaba un problema fundamental que llegaba al corazón de los secretos mejor guardados de ambos lados”, dice Francis Gary Powers Jr. en su libro.

“'Tuve la impresión', dijo en sus cintas, 'de que alguien estaba haciendo todo lo posible para enfatizar el hecho de que había un mal funcionamiento en el avión o algo para silenciar el hecho de que [los soviéticos] tenían un arma defensiva (el SA-2 SAM) que era capaz de [disparar al U-2 desde el cielo]. . . Todo lo que pude ver fue que un amigo mío se acercó y fue derribado él mismo. Quería que se supiera que tenían esta capacidad. Al parecer, alguien estaba tratando de ocultar el hecho de que tenían esta capacidad ".

“Especialmente a la luz del U-2 que fue derribado sobre Cuba en 1962, comprendí la frustración de mi padre. De repente, los funcionarios de Washington se enfrentaron al dilema político de tener que admitir que los soviéticos estaban más avanzados de lo que pensaban. En lugar de aclarar esto, el gobierno permitió que siguiera circulando la información errónea.

“Cuando comencé a transcribir el diario de mi padre, mientras estaba en la escuela de posgrado en George Mason, tuve mucho cuidado de escribir metódicamente las palabras. Se convirtió en algo que solía hacer después de llegar a casa por la noche, encorvado sobre mi computadora durante una o dos horas a la vez. Siempre sentí que aprendí algo. Fue parte del rompecabezas que se me fue revelando lentamente, incluidas las primeras partes en las que papá describió los momentos después de que perdió el control del avión.

“'Mi primera reacción fue llegar a los interruptores de destrucción', escribió. “Sabía que después de activarlos tendría setenta segundos para abandonar el avión antes de la explosión. Entonces pensé que sería mejor ver si podía ponerme en la posición de usar el asiento eyectable antes de activar los interruptores. Fue algo bueno que hice esto porque pasé varios minutos, supongo (no sé cuánto tiempo estuve en el avión girando), tratando de poner mis pies en el lugar correcto y tratando de llegar lo suficientemente lejos en el asiento. para poder expulsarme sin arrancarme las piernas en la barandilla del dosel mientras salía disparado de la cabina. No pude colocarme en la posición adecuada. No estaba sentado en absoluto, sino colgado del cinturón de seguridad y era imposible acortar el cinturón con todas las fuerzas en su contra ... "

“Esta secuencia se convirtió en una parte importante del interrogatorio de la CIA.

Interrogador estadounidense: Mientras se movía hacia abajo en su asiento en esa extraña posición invertida, el avión no estaba en llamas ni humeaba ni nada, ¿verdad, por lo que puede recordar?

Potestades: Yo diría que no hubo ningún incendio relacionado con ...

Interrogador estadounidense: No hay fuego conectado con él. En otras palabras, ... no era humo o ...

Potestades: Si lo era, no sabía nada al respecto.

Interrogador estadounidense: Y, y luego, luego ...

Potestades: Estoy seguro de que el motor se detuvo en esto, ah, se estaba deteniendo mientras esta, ah, la maniobra comenzó a tener lugar. Porque puedo recordar en algún lugar a lo largo de esto que el indicador de RPM estaba bajando. Pero no recuerdo exactamente cuándo me di cuenta de eso. Hubo algunos, cuando el morro cayó hubo algunas maniobras muy violentas. Nunca había experimentado nada parecido. No sé exactamente qué pasó allí. Y no tardó mucho. Pero terminó en esa posición invertida dando vueltas, y creo que estaba dando vueltas en el sentido de las agujas del reloj….

“Después de decidir rescatar y finalmente lanzarse en paracaídas al suelo, papá escribió sobre sus sentimientos con respecto a su destino inminente: 'Sabía que estaba casi muerto y también sabía en mi propia mente que mi muerte no sería rápida sino uno de tortura lenta. . . . "

Interrogador estadounidense: Cuando llegaste al suelo ... ¿no trataste de escapar?

Potestades: No, la hubo. .. mientras todavía estaba tirado en el suelo con el paracaídas arrastrándome, un hombre me estaba ayudando a salir del paracaídas y el otro intentaba ayudarme a levantarme, y cuando me puse de pie y me quité el casco , había un grupo grande alrededor.

Interrogador estadounidense: ¿Simplemente no hubo oportunidad de siquiera pensar en escapar?

Potestades: Creo que no podría haber atravesado este grupo si ninguno de ellos estuviera armado ... No creo que ninguno de ellos lo fuera, pero era solo una gran cantidad de personas y no podría haberlo logrado de todos modos.

Interrogador estadounidense: Sí, ahora entonces. . .

Potestades: Y también me habían quitado esta pistola .22 antes de que tuviera la oportunidad de siquiera pensar en ello.

Interrogador estadounidense: ¿No resististe de ninguna manera?

Potestades: No, no ofrecí ninguna resistencia activa.

Interrogador estadounidense: ¿Por qué no te resististe?

Potestades: Demasiada gente.

Interrogador estadounidense: UH Huh. ¿Habría sido una temeridad, en otras palabras?

Potestades: Eso es lo que me pareció. Simplemente parecía que ... bueno, estoy vivo en este momento y podría intentar escapar, lo cual quería hacer. También estaba bastante en shock en ese momento, supongo que no estaba pensando con demasiada claridad, pero estaba mirando a mi alrededor, tratando de ver alguna forma de escapar o algo que hacer, y toda esta gente dando vueltas. ... Era simplemente imposible hacer nada, en mi opinión.

“Después de concluir el interrogatorio, Harry Cordes y su colega John Hughes, que representaba a la Agencia de Inteligencia de Defensa, volaron a Washington para informar a una serie de funcionarios de alto rango, incluido el secretario de Defensa Robert McNamara, quien criticó la decisión del piloto de proceder después de su piloto automático averiado. Cordes emergió como un importante defensor de mi padre contra las fuerzas que dudaban de su historia, especialmente John McCone (quien fue influenciado por el informe de la Agencia de Seguridad Nacional, que argumentó que el piloto 'descendió a una altitud menor y dio la vuelta en una amplia curva hacia Sverdlovsk antes de ser derribado ').

“Enfrentando el informe de la NSA que sugiere que el piloto había descendido por debajo de los 30.000 pies antes de ser derribado, Cordes disparó contra la teoría al citar datos inexactos producidos durante incidentes similares, incluida la pérdida del RB-47 (el avión de reconocimiento se perdió el julio. El 1 de enero de 1960, mientras se encontraba en una misión secreta sobre el Océano Ártico cuando fue derribado por los soviéticos. Los coroneles John McKone y Bruce Olmstead, los únicos supervivientes del derribo del RB-47, fueron encarcelados en Lubyanka al mismo tiempo que mi padre) 'Tenía conocimiento de la misma información de inteligencia', dijo, 'pero le creí a Powers' ”.


Entrevista con Francis Gary Powers, Jr.

El 1 de mayo de 1960, Francis Gary Powers, piloto del programa de aviones espías U-2 de la CIA, se estrelló en la historia. Con la tarea de fotografiar las instalaciones militares soviéticas, Powers voló al territorio ruso. Cuando su avión se acercó a los cielos sobre Sverdlovsk, su avión fue alcanzado por un misil tierra-aire SA-2. Fue tomado cautivo por los soviéticos.

Estados Unidos afirmó al principio que el avión derribado era un avión meteorológico. Una vez que se supo que el U-2 había sido recuperado intacto, la administración de Eisenhower admitió que Powers estaba en una misión de espionaje. Un enfurecido Nikita Khrushchev, estreno de la Unión Soviética, canceló una cumbre con el presidente Eisenhower.

Mientras tanto, Powers fue interrogado extensamente por la KGB. Aunque se disculpó públicamente, fue juzgado por el gobierno ruso por espionaje, declarado culpable y condenado a 10 años de prisión. Su cautiverio terminó el 10 de febrero de 1962 cuando fue intercambiado en un intercambio de espías en el puente Glienicke en Berlín por el espía soviético Rudolf Abel, que había sido capturado por el FBI. Los soviéticos habían mantenido el poder durante 22 meses.

En Estados Unidos, Powers estaba inicialmente bajo una nube. Algunos en el gobierno sintieron que debería haber destruido el avión espía y él mismo, cortesía de una píldora suicida cosida en su traje de vuelo. Sin embargo, después de ser interrogado por la CIA, compareció ante el Comité de Servicios Armados del Senado, que concluyó que no había divulgado ninguna información ultrasecreta a sus captores y se había comportado como "un joven excelente en circunstancias peligrosas".

La captura de poderes y su eventual liberación se tratan en la nueva película de Steven Spielberg, Puente de espias. Ron Capshaw entrevistó al hijo de Powers, Gary Francis Powers, Jr., por correo electrónico.

RC: ¿Fuiste asesor en Puente de espias¿Y la película fue precisa?

FGP: Sí, soy asesor técnico de la película y un extra. [Mientras se rodaba la película] transmití las preocupaciones de la familia Powers a los productores de que si basaban la información en mi padre de la prensa en la década de 1960, lo pintaría de manera negativa. Si usaran la información que se ha revelado como resultado de las solicitudes de la FOIA y las conferencias de desclasificación durante los últimos 50 años, entonces retratarían a mi padre con la luz correcta de que es un héroe para nuestro país. Uno de los productores me dijo que Spielberg considera a mi padre un héroe y que no me preocupe.

Pensé que la película estaba bien hecha y captura los sentimientos que algunos estadounidenses sintieron hacia mi padre, Abel y Donovan durante ese período de tiempo. Afortunadamente, debido a las solicitudes de la FOIA y las conferencias de desclasificación organizadas por la CIA y la USAF durante los últimos 55 años, la información errónea en torno al Incidente U-2 y la participación de mi padre se ha eliminado.

Estaba a su altitud asignada de 70,500 pies cuando fue derribado. Tras la captura, siguió las órdenes, no divulgó ninguna información clasificada a los soviéticos y se negó a denunciar a los Estados Unidos de América.

Esto se refleja en la película durante la posdata que reconoce que mi padre recibió póstumamente la Medalla POW, la Medalla del Director de la CIA y la Estrella de Plata de la USAF. La película refuerza mi creencia de que nunca es demasiado tarde para dejar las cosas claras.

RC: ¿Cómo trataron los rusos a su padre durante los 22 meses que lo tuvieron? ¿Hubo tortura y divulgó algún secreto?

FGP: No hubo tortura física sino mucha angustia / tortura mental. Amenazas de muerte, privación del sueño, confinamiento solitario, algunos malos tratos, gritos y gritos, tratando de proporcionarle incentivos para cooperar, etc. A pesar de todos los intentos soviéticos de extraer información, se ha demostrado en documentos desclasificados recientes que mi padre no reveló secretos y se negó a denunciar a los Estados Unidos de América.

RC: ¿Alguna vez te habló de lo que pasó?

FGP: Sí, mi padre y yo hablábamos sobre el incidente del U-2 y sus experiencias cuando yo era niño. Recuerdo haber leído su libro y hacerle preguntas cuando tenía entre 10 y 12 años.

RC: Los obsesivos del asesinato de JFK han dicho que Lee Harvey Oswald, entonces ciudadano ruso, les dio a los soviéticos suficientes datos de radar para derribar el avión de su padre. ¿Hay algo de cierto en esto?

FGP: Creo que después de que Oswald desertó, transmitió información a los soviéticos sobre la altitud a la que volarían los U-2, lo que ayudó al ejército soviético a mejorar sus sistemas de misiles. . . Sin embargo, todavía no he encontrado ninguna evidencia concreta que confirme que Oswald proporcionó a los soviéticos información sobre las limitaciones de altitud del U-2. Independientemente, el avión de mi padre no se apagó ni descendió antes de ser derribado por un misil soviético SA-2 sobre Sverdlovsk.

RC: Mucha de la generación más joven sabe poco sobre la Guerra Fría, y aún menos sobre su padre en particular. ¿Qué te gustaría que se llevaran de la película de Spielberg?

FGP: Creo que es importante que esta generación comprenda la historia de la Guerra Fría. Al aprender sobre la Guerra Fría, los estudiantes pueden obtener información sobre cómo la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial prepararon el escenario para la Guerra Fría y cómo el final de la Guerra Fría preparó el escenario para la actual Guerra contra el Terrorismo.

RC: Para quienes vivieron en ese período, ¿cómo ha sido ser el hijo de Francis Gary Powers?

FGP: No sé lo que es no ser hijo de Francis Gary Powers. Pensé que era un padre normal. Íbamos a caminar, andar en bicicleta y nadar juntos. Volaba con él y me di cuenta de que lo derribaron, lo interrogaron y lo cambiaron por un espía soviético. Para mí, cuando era niño, pensaba que el padre de todos pasaba por algo como esto. Esa percepción cambió el 1 de agosto de 1977 cuando mi padre murió en un accidente de helicóptero mientras trabajaba para KNBC. Después de su muerte, fue cuando me di cuenta de que no todos los papás son abatidos o cambiados por un espía soviético. Pero entonces, ya era demasiado tarde para hacerle más preguntas.


Powers nació el 17 de agosto de 1929 en Jenkins, Kentucky, hijo de Oliver Winfield Powers (1904-1970), un minero de carbón, y su esposa Ida Melinda Powers (de soltera Ford 1905-1991). Su familia finalmente se mudó a Pound, Virginia, al otro lado de la frontera estatal. Fue el segundo y único varón de seis hijos. [ cita necesaria ]

Su familia vivía en un pueblo minero y, debido a las dificultades asociadas con vivir en ese pueblo, su padre quería que Powers se convirtiera en médico. Esperaba que su hijo lograra los ingresos más altos de tal profesión y sintió que esto implicaría menos dificultades que cualquier trabajo en su ciudad natal. [2] [ se necesita fuente no primaria ]

Se graduó con una licenciatura de Milligan College en Tennessee en junio de 1950 y se alistó en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en octubre. Fue comisionado como segundo teniente en diciembre de 1952 después de completar su entrenamiento avanzado con la Clase de Entrenamiento de Pilotos de la USAF 52-H [3] en la Base de la Fuerza Aérea Williams, Arizona. Luego, Powers fue asignado al 468 ° Escuadrón de Cazas Estratégicos en la Base Turner de la Fuerza Aérea, Georgia, como piloto del Republic F-84 Thunderjet.

Se casó con Barbara Gay Moore en Newnan, Georgia, el 2 de abril de 1955. [4]

En enero de 1956 fue reclutado por la CIA. En mayo de 1956 comenzó a entrenar en U-2 en Watertown Strip, Nevada. Su entrenamiento se completó en agosto de 1956 y su unidad, el Segundo Escuadrón de Observación Meteorológica (Provisional) o Destacamento 10-10, se desplegó en la Base Aérea de Incirlik, Turquía. Para 1960, Powers ya era un veterano de muchas misiones de reconocimiento aéreo encubiertas. [5] Los miembros de la familia creían que era un piloto de reconocimiento meteorológico de la NASA. [6]

Powers fue dado de baja de la Fuerza Aérea en 1956 con el rango de capitán. Luego se unió al programa U-2 de la CIA en el grado civil de GS-12. Los pilotos del U-2 volaron misiones de espionaje a altitudes de 70.000 pies (21 km), [7] [8] [9] supuestamente por encima del alcance de las defensas aéreas soviéticas. [10] El U-2 estaba equipado con una cámara de última generación [10] diseñada para tomar fotografías de alta resolución desde la estratosfera sobre países hostiles, incluida la Unión Soviética. Las misiones U-2 fotografiaron sistemáticamente instalaciones militares y otros sitios importantes. [11]

Misión de reconocimiento Editar

La misión principal de los U-2 fue sobrevolar la Unión Soviética. La inteligencia soviética había sido consciente de la invasión de vuelos U-2 al menos desde 1958 si no antes [12] pero careció de contramedidas efectivas hasta 1960. [13] El 1 de mayo de 1960, el U-2A de Powers, 56-6693, partió de una base aérea militar en Peshawar, Pakistán, [14] con el apoyo de la Estación Aérea de Estados Unidos en Badaber (Estación Aérea de Peshawar). Este iba a ser el primer intento "de volar por toda la Unión Soviética, pero se consideró que valía la pena arriesgarse. La ruta planificada nos llevaría más profundamente en Rusia de lo que jamás habíamos ido, mientras atravesamos objetivos importantes nunca antes fotografiados". [15]

Derribado Editar

Powers fue derribado por un misil tierra-aire S-75 Dvina (SA-2 "Directriz") [16] sobre Sverdlovsk. Se lanzaron un total de 14 Dvinas, [17] uno de los cuales golpeó un caza a reacción MiG-19 que fue enviado para interceptar el U-2 pero no pudo alcanzar una altitud lo suficientemente alta. Su piloto, Sergei Safronov, salió disparado pero murió a causa de las heridas. Otro avión soviético, un Su-9 recién fabricado en un vuelo de tránsito, también intentó interceptar el U-2 de Powers. El Su-9 desarmado fue dirigido a embestir al U-2, pero falló debido a las grandes diferencias de velocidad. [a]

Mientras Powers volaba cerca de Kosulino en la región de los Urales, se lanzaron tres S-75 Dvinas en su U-2, y el primero golpeó el avión. "Lo que quedaba del avión comenzó a girar, solo al revés, la nariz apuntando hacia el cielo y la cola hacia el suelo". Powers no pudo activar el mecanismo de autodestrucción del avión antes de ser expulsado del avión después de soltar la capota y el cinturón de seguridad. Mientras descendía bajo su paracaídas, Powers tuvo tiempo de esparcir su mapa de escape y deshacerse de parte de su dispositivo suicida, una moneda de un dólar de plata suspendida alrededor de su cuello que contenía un alfiler de inyección con veneno, aunque mantuvo el alfiler de veneno. [18] "Sin embargo, todavía tenía la esperanza de escapar". Golpeó el suelo con fuerza, fue capturado de inmediato y llevado a la prisión de Lubyanka en Moscú. [19] Powers notó un segundo paracaídas después de aterrizar en el suelo, "a cierta distancia y muy alto, un solitario paracaídas rojo y blanco". [20] [ se necesita fuente no primaria ] [21]

Intento de engaño por parte del gobierno de EE. UU. Editar

Cuando el gobierno de Estados Unidos se enteró de la desaparición de Powers sobre la Unión Soviética, mintieron diciendo que un "avión meteorológico" se había desviado de su curso después de que su piloto tuvo "dificultades con su equipo de oxígeno". Lo que los funcionarios de la CIA no se dieron cuenta fue que el avión se estrelló casi completamente intacto y que los soviéticos habían recuperado a su piloto y el equipo del avión, incluida su cámara ultrasecreta de gran altitud. Powers fue interrogado extensamente por la KGB durante meses antes de que hiciera una confesión y una disculpa pública por su participación en el espionaje. [22]

Representación en los medios de comunicación estadounidenses Editar

Tras la admisión por parte de la Casa Blanca de que Powers había sido capturado vivo, los medios estadounidenses describieron a Powers como un héroe piloto totalmente estadounidense, que nunca fumó ni tocó alcohol. De hecho, Powers fumaba y bebía socialmente. [23]: 201 La CIA instó a que le administraran sedantes a su esposa Bárbara antes de hablar con la prensa y le dio puntos de conversación que ella repitió a la prensa para presentarla como una esposa devota. Su pierna rota, según la desinformación de la CIA de que estaba en la boca, fue el resultado de un accidente de esquí acuático, cuando en realidad se rompió la pierna después de haber bebido demasiado y estaba bailando con otro hombre. [23]: 198–99

En el curso de su juicio por espionaje en la Unión Soviética, Powers confesó los cargos en su contra y se disculpó por violar el espacio aéreo soviético para espiar a los soviéticos. A raíz de su disculpa, los medios estadounidenses a menudo describieron a Powers como un cobarde e incluso como un síntoma de la decadencia del "carácter moral" de Estados Unidos. [23]: 235–36

Testimonio piloto comprometido por informes periodísticos Editar

Powers trató de limitar la información que compartió con la KGB a la que pudiera determinarse a partir de los restos de los restos de su avión. Se vio obstaculizado por la información que aparecía en la prensa occidental. Un mayor de la KGB declaró que "no hay razón para que retenga información. Lo averiguaremos de todos modos. Su prensa nos lo dará". Sin embargo, limitó su divulgación de los contactos de la CIA a un individuo, con un seudónimo de "Collins". Al mismo tiempo, declaró repetidamente que la altitud máxima para el U-2 era de 68.000 pies (21 km), significativamente más baja que su techo de vuelo real. [24]

Consecuencia política Editar

El incidente retrasó las conversaciones entre Khrushchev y Eisenhower. Los interrogatorios de Powers terminaron el 30 de junio, y su incomunicación terminó el 9 de julio. El 17 de agosto de 1960 se inició su juicio por espionaje ante la división militar de la Corte Suprema de la URSS. Presidieron el teniente general Borisoglebsky, el general de división Vorobyev y el general de división Zakharov. Roman Rudenko actuó como fiscal en su calidad de Procurador General de la Unión Soviética. Mikhail I. Grinev se desempeñó como abogado defensor de Powers. Asistieron sus padres y su hermana, y su esposa Barbara y su madre. Su padre trajo consigo a su abogado Carl McAfee, mientras que la CIA proporcionó dos abogados adicionales. [25]

Convicción Editar

El 19 de agosto de 1960, Powers fue condenado por espionaje, "un delito grave contemplado en el artículo 2 de la ley de la Unión Soviética sobre responsabilidad penal por crímenes de Estado". Su sentencia consistió en 10 años de reclusión, tres de los cuales serían en prisión y el resto en un campo de trabajo. El "News Bulletin" de la Embajada de los Estados Unidos declaró, según Powers, "en lo que respecta al gobierno, yo había actuado de acuerdo con las instrucciones que me habían dado y recibiría mi salario completo mientras estuviese encarcelado". [26]

Estuvo recluido en la Prisión Central de Vladimir, a unas 150 millas (240 km) al este de Moscú, en el edificio número 2 desde el 9 de septiembre de 1960 hasta el 8 de febrero de 1962. Su compañero de celda fue Zigurds Krūmiņš, un preso político letón. Powers llevó un diario y un diario mientras estaba confinado. Además, aprendió a tejer alfombras de su compañero de celda para pasar el tiempo. Podía enviar y recibir un número limitado de cartas ay de su familia. La prisión ahora contiene un pequeño museo con una exhibición sobre Powers, quienes supuestamente desarrollaron una buena relación con los prisioneros soviéticos allí. Algunas piezas del avión y el uniforme de Powers están en exhibición en el museo de la Base Aérea de Monino cerca de Moscú. [27]

Intercambio de prisioneros Editar

Oposición de la CIA al intercambio Editar

La CIA, en particular, el jefe de Contrainteligencia de la CIA James Jesus Angleton, se opuso al intercambio de poderes por el coronel soviético de la KGB William Fisher, conocido como "Rudolf Abel", que había sido capturado por el FBI y juzgado y encarcelado por espionaje. [28] [23]: 236–37 Primero, Angleton creía que las potencias podían haber desertado deliberadamente al bando soviético. Los documentos de la CIA publicados en 2010 indican que los funcionarios estadounidenses no creyeron el relato de Powers sobre el incidente en ese momento, porque fue contradecido por un informe clasificado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) que alegaba que el U-2 había descendido de 65,000 a 34,000 pies ( 20 a 10 km) antes de cambiar de rumbo y desaparecer del radar. El informe de la NSA permanece clasificado a partir de 2020. [29]

En cualquier caso, Angleton sospechaba que Powers ya había revelado todo lo que sabía a los soviéticos y, por lo tanto, razonó que Powers no valía nada para los EE. UU. Por otro lado, según Angleton, William Fisher aún había revelado poco a la CIA, negándose para revelar incluso su nombre real, y por esta razón, William Fisher todavía tenía un valor potencial. [ cita necesaria ]

Sin embargo, Barbara Powers, la esposa de Francis Powers, a menudo bebía y supuestamente tenía aventuras. El 22 de junio de 1961, la policía la detuvo después de conducir de manera irregular y la sorprendieron conduciendo bajo los efectos del alcohol. [23]: 251 Para evitar una mala publicidad para la esposa del conocido agente de la CIA, los médicos encargados por la CIA de mantener a Barbara fuera del centro de atención organizaron su internación en un pabellón psiquiátrico en Augusta, Georgia, bajo estricta supervisión. [23]: 251–51 Finalmente fue entregada al cuidado de su madre. Pero la CIA temía que Francis Powers, que languidecía en la prisión soviética, se enterara de la difícil situación de Barbara y, como resultado, llegara a un estado de desesperación que le hiciera revelar a los soviéticos los secretos que aún no había revelado. Por lo tanto, Barbara, sin saberlo, pudo haber ayudado a la causa de la aprobación del intercambio de prisioneros que involucraba a su esposo y William Fisher. [23]: 253 Angleton y otros en la CIA todavía se oponían al intercambio, pero el presidente John F. Kennedy lo aprobó. [23]: 257

El intercambio Editar

El 10 de febrero de 1962, Powers fue intercambiado, junto con el estudiante estadounidense Frederic Pryor, por William Fisher, en un intercambio de espías muy publicitado en el puente Glienicke en Berlín. El intercambio fue por el coronel soviético de la KGB William Fisher, conocido como "Rudolf Abel", que había sido capturado por el FBI y juzgado y encarcelado por espionaje. [28] Powers atribuyó a su padre la idea del intercambio. Cuando fue liberado, el tiempo total de Powers en cautiverio fue de 1 año, 9 meses y 10 días. [30]

Powers recibió inicialmente una fría recepción a su regreso a casa. Fue criticado por no activar la carga de autodestrucción de su avión para destruir la cámara, la película fotográfica y partes clasificadas relacionadas. También fue criticado por no usar una "píldora suicida" emitida por la CIA para suicidarse (una moneda con toxina de mariscos incrustada en sus ranuras, revelada durante el testimonio de la CIA ante el Comité de la Iglesia en 1975). [31] [ se necesita una mejor fuente ]

Fue interrogado ampliamente por la CIA, [32] Lockheed Corporation y la Fuerza Aérea, después de lo cual el director de la CIA, John McCone, emitió una declaración de que "el Sr. Powers cumplió con los términos de su empleo y las instrucciones en relación con su misión y en sus obligaciones como estadounidense ". [33] El 6 de marzo de 1962, compareció ante una audiencia del Comité Selecto de las Fuerzas Armadas del Senado presidida por el senador Richard Russell Jr., que incluía a los senadores Prescott Bush, Leverett Saltonstall, Robert Byrd, Margaret Chase Smith, John Stennis, Strom Thurmond y Barry. Agua de Oro. Durante la audiencia, el Senador Saltonstall declaró: "Lo felicito como un joven ciudadano estadounidense valiente y excelente que estuvo a la altura de sus instrucciones y que hizo lo mejor que pudo en circunstancias muy difíciles". El senador Bush declaró: "Estoy satisfecho de que se haya comportado de manera ejemplar y de acuerdo con las más altas tradiciones de servicio al país de uno, y lo felicito por su conducta en cautiverio". El senador Goldwater le envió una nota escrita a mano: "Hiciste un buen trabajo por tu país". [34]

Divorcio y nuevo matrimonio Editar

Powers y su esposa Barbara se separaron en 1962 y se divorciaron en enero de 1963. Powers declaró que las razones del divorcio incluían su infidelidad y alcoholismo, y agregó que ella constantemente hacía berrinches y sobredosis de píldoras poco después de su regreso. [35] Comenzó una relación con Claudia Edwards "Sue" Downey, a quien había conocido mientras trabajaba brevemente en la sede de la CIA. Downey tuvo un hijo, Dee, de su matrimonio anterior. Se casaron el 26 de octubre de 1963. [36] Su hijo Francis Gary Powers Jr. nació el 5 de junio de 1965. [37] El matrimonio resultó ser muy feliz, y Sue trabajó duro para preservar el legado de su esposo después de su muerte. [38]

Alabanza Editar

Durante un discurso en marzo de 1964, el exdirector de la CIA Allen Dulles dijo de Powers: "Cumplió con su deber en una misión muy peligrosa y la desempeñó bien, y creo que sé más sobre eso de lo que saben algunos de sus detractores y críticos, y Me alegra poder decirle eso esta noche ". [39]

Carrera posterior Editar

Powers trabajó para Lockheed como piloto de pruebas de 1962 a 1970, aunque la CIA pagó su salario. [ cita necesaria ] En 1970, escribió el libro Operación Sobrevuelo con el coautor Curt Gentry. [40] Lockheed fired him, because "the book's publication had ruffled some feathers at Langley." Powers then became a helicopter traffic reporting pilot for Los Angeles radio station KGIL. After that he became a helicopter news reporter for KNBC television. [ cita necesaria ]

Powers was piloting a helicopter for KNBC Channel 4 over the San Fernando Valley on August 1, 1977, when the aircraft crashed, killing him and his cameraman George Spears. [41] [ verificación fallida ] [ se necesita fuente no primaria ] They had been recording video following brush fires in Santa Barbara County in the KNBC helicopter and were heading back from them. [ cita necesaria ]

His Bell 206 JetRanger helicopter ran out of fuel and crashed at the Sepulveda Dam recreational area in Encino, California, several miles short of its intended landing site at Burbank Airport. The National Transportation Safety Board report attributed the probable cause of the crash to pilot error. [42] [ fuente poco confiable? ] According to Powers's son, an aviation mechanic had repaired a faulty fuel gauge without informing Powers, who subsequently misread it. [43] [ fuente poco confiable? ]

At the last moment, he noticed children playing in the area and directed the helicopter elsewhere to avoid landing on them. [42] He might have landed safely if not for the last-second deviation, which compromised his autorotative descent. [43]

Powers was survived by his wife, children Claudia Dee and Francis Gary Powers Jr., and five sisters. He is buried in Arlington National Cemetery as an Air Force veteran. [42] [ fuente poco confiable? ] [44]


History Film Forum: Secrets of American History

The pilot also expressed his doubts about U.S. foreign policy, and his desperate hopes for early release. In his cramped hand, Powers talks about becoming “a nervous wreck,” kept sane in part by Kruminsh, “one of the finest people I have ever known.”

Based on extensive research, the pilot’s son, Francis Gary Powers Jr., now believes that Kruminsh was probably “a plant,” assigned by the KGB to keep an eye on his fellow prisoner. He also thinks that his father was subjected to intense “psychological pressure.” “He was not tortured,” says Powers Jr., founder and chairman emeritus of the Cold War Museum in Warrenton, Virginia. “But there were bright spotlights, grueling questions, sleep deprivation, threats of death.”

On February 10, 1962, Powers was exchanged in Berlin for a Soviet spy, Rudolf Abel, on Glienicke Bridge, the site central to the Spielberg film.

Powers returned home to criticism that he should have activated his suicide pin rather than be captured a Congressional hearing in March 1962 exonerated him. He divorced in January 1963. As a civilian, he began test-flying U-2s for Lockheed. Later, he piloted traffic-reporting helicopters for a Los Angeles TV station. Powers died on the job in August 1977, when his aircraft, which had a faulty gauge history, ran out of fuel and crashed.

It took Powers’ family many years to refute the allegation that the pilot had a duty to kill himself. In 2012, the Air Force posthumously awarded the Silver Star Medal for Powers’ demonstration of “exceptional loyalty” to his country during his captivity. & # 160

About Michael Dobbs

Michael Dobbs is a former El Correo de Washington reporter and foreign correspondent in Italy and the former Yugoslavia, best known for his Cold War coverage. Dobbs is the author of the Cold War Trilogy, which includes Six Months in 1945, One Minute to Midnight y Down with Big Brother.


February 10 1962 Francis Gary Powers Spy Swap

On February 10th 1962, American spy pilot Francis Gary Powers was released by the Soviets in exchange for Soviet Colonel Rudolf Abel, a senior KGB spy who was caught in the United States five years earlier. The two men were brought to separate sides of the Glienicker Bridge, which connects East and West Berlin across Lake Wannsee.

As the spies waited, negotiators talked in the center of the bridge where a white line divided East from West. Finally, Powers and Abel were waved forward and crossed the border into freedom at the same moment𔃆:52 a.m., Berlin time. Just before their transfer, Frederic Pryor, an American student held by East German authorities since August 1961, was released to American authorities at another border checkpoint.

In 1957, Reino Hayhanen, a lieutenant colonel in the KGB, walked into the American embassy in Paris and announced his intention to defect to the West. Hayhanen had proved a poor spy during his five years in the United States and was being recalled to the USSR, where he feared he would be disciplined. In exchange for asylum, he promised CIA agents he could help expose a major Soviet spy network in the United States and identify its director. The CIA turned Hayhanen over to the FBI to investigate the claims.

During the Cold War, Soviet spies worked together in the United States without revealing their names or addresses to each other, a precaution in the event that one was caught or, like Hayhanen, defected. Thus, Hayhanen initially provided the FBI with little useful information. He did, however, remember being taken to a storage room in Brooklyn by his superior, whom he knew as “Mark.” The FBI tracked down the storage room and found it was rented by one Emil R. Goldfus, an artist and photographer who had a studio in Brooklyn Heights.

Emil Goldfus was Rudolf Ivanovich Abel, a brilliant Soviet spy who was fluent in at least five languages and an expert at the technical requirements of espionage. After decorated service as an intelligence operative during World War II, Abel assumed a false identity and entered an East German refugee camp where he successfully applied for the right to immigrate to Canada. In 1948, he slipped across the Canadian border into the United States, where he set about reorganizing the Soviet spy network.

After learning of Hayhanen’s defection, Abel fled to Florida, where he remained underground until June, when he felt it was safe to return to New York. On June 21, 1957, he was arrested in Manhattan’s Latham Hotel. In his studio, FBI investigators found a hollow pencil used for concealing messages, a shaving brush containing microfilm, a code book, and radio transmitting equipment. He was tried in a federal court in Brooklyn and in October was found guilty on three counts of espionage and sentenced to 30 years imprisonment. He was sent to the federal penitentiary in Atlanta, Georgia.

Less than three years later, on May 1, 1960, Francis Gary Powers took off from Peshawar, Pakistan, at the controls of an ultra-sophisticated Lockheed U-2 high-altitude reconnaissance aircraft. Powers, a CIA-employed pilot, was to fly over some 2,000 miles of Soviet territory to Bodo military airfield in Norway, collecting intelligence information en route. Roughly halfway through his journey, he was shot down over Sverdlovsk in the Ural Mountains. Forced to bail out at 15,000 feet, he survived the parachute jump but was promptly arrested by Soviet authorities.

On May 5, Soviet leader Nikita Khrushchev announced that the American spy aircraft had been shot down and two days later revealed that Powers was alive and well and had confessed to being on an intelligence mission for the CIA. On May 7, the United States acknowledged that the U-2 had probably flown over Soviet territory but denied that it had authorized the mission.

On May 16, leaders of the United States, the USSR, Britain, and France met in Paris for a long-awaited summit meeting. The four powers were to discuss tensions in the two Germanys and negotiate new disarmament treaties. However, at the first session, the summit collapsed after President Dwight D. Eisenhower refused to apologise to Khrushchev for the U-2 incident. Khrushchev also canceled an invitation for Eisenhower to visit the USSR.

In August, Powers pleaded guilty to espionage charges in Moscow and was sentenced to 10 years imprisonment–three in prison and seven in a prison colony.

At the end of his 1957 trial, Rudolf Abel escaped the death penalty when his lawyer, James Donovan, convinced the federal judge that Abel might one day be used either as a source of intelligence information or as a hostage to be traded with the Soviets for a captured U.S. agent. In his five years in prison, Abel kept his silence, but the latter prophecy came true in 1962 when he was exchanged for Powers in Berlin. Donovan had played an important role in the negotiations that led to the swap.

Upon returning to the United States, Powers was cleared by the CIA and the Senate of any personal blame for the U-2 incident. In 1970, he published a book, Operation Overflight, about the incident and in 1977 was killed in the crash of a helicopter that he flew as a reporter for a Los Angeles television station.


POWERS, Francis Gary ("Frank")

(B. 17 August 1929 in Burdine, Kentucky D. 1 August 1977 in Encino, California), pilot of the ill-fated U-2 reconnaissance flight over the Soviet Union on 1 May 1960 who was captured and later released in the first Soviet-American spy swap.

Powers was the sixth child and only son of Oliver Powers, a coal miner who managed a shoe-repair shop and worked in a defense plant, and Ida Ford, a housewife. He took his first airplane ride at the age of fourteen. Powers attended Grundy High School in Pound, Virginia. His father wanted him to become a physician and had him enroll in a premedical program at Milligan College, a church school near Johnson City, Tennessee. Powers dropped out of the program in his junior year but continued to study biology and chemistry. He graduated in June 1950, then enlisted in the U.S. Air Force, achieving the rank of first lieutenant in 1952.

Powers married Barbara Gay Moore in April 1955. He hoped to pilot commercial airliners after his enlistment expired in December 1955, but he was recruited to work for the Central Intelligence Agency (CIA). In January 1956 the CIA asked Powers to fly the Lockheed U-2 reconnaissance aircraft, which was designed for high-altitude flights to observe foreign military installations. The agency offered him the then-considerable sum of $2,500 a month. Powers flew a U-2 over the eastern Mediterranean in autumn 1956, monitoring the Anglo-French buildup prior to the invasion of the Suez Canal. The body of the shiny aircraft was so thin that a workman who bumped his tool kit against the plane left a four-inch dent. Technicians joked that the aircraft was made from Reynolds Wrap.

The U-2 had a ceiling of 20–21 kilometers, while Soviet fighters could not exceed 15–17 kilometers. Longer-range Zenith rockets had entered the Soviet arsenal in 1960. There were about twenty U-2 flights between 1956 and 1960, with the U-2s flown in circular paths, exiting the Union of Soviet Socialist Republics (U.S.S.R.) at different points. Powers was the first to fly in a line that could be plotted by Soviet radar. On 1 May 1960 he began his most famous mission: a nine-hour, 3,788-mile flight from Peshawar, Pakistan, over the missile launch site at Tiuratom in the Soviet Union. Powers was to pass Sverdlovsk and photograph the missile base under construction at Plesetsk before landing at Bodø, Norway. His aircraft, number 360, had experienced fuel-tank problems and made an emergency landing in Japan in September 1959. During his 1960 flight Powers had problems controlling the pitch of the plane.

Three missiles were fired at Powers's U-2 over Sverdlovsk. The first exploded near the aircraft, causing it to lose altitude, and the second hit the plane. The tail and both wings flew off. Without pressurization, pinned by G forces, and being strangled by his oxygen hoses, Powers somehow managed to bail out. A third missile, shot from a MiG-19, destroyed another Soviet fighter trying to intercept the U-2.

Powers's flight was the last U-2 mission scheduled before a summit between President Dwight D. Eisenhower and Soviet premier Nikita Khrushchev in Paris in May 1960. The leaders had planned to discuss a limited test-ban treaty, the first major agreement of the cold war. On 5 May, Khrushchev told the U.S.S.R. Supreme Soviet that an American plane had been shot down. Although the summit was cancelled, Khrushchev apparently wanted it to go ahead and blamed the spy flight on Pentagon militarists who had acted without Eisenhower's knowledge.

When Powers's U-2 disappeared, U.S. officials wrongly assumed that he was dead and the plane had been destroyed. They did not know Powers had been captured on a collective farm near Sverdlovsk. After sixty-one days of interrogation in Moscow's Lubianka Prison, he went on trial for espionage on 17 August 1960. The audience at the Hall of Trade Unions exceeded 1,000 people. Powers was convicted and sentenced to ten years in prison, and transferred to a jail in Vladimir, Russia, in September 1960. The wreckage of his U-2 aircraft was exhibited in the chess pavilion at Gorkii Park, and later was piled in a corner of the Central Museum of the Armed Forces of the U.S.S.R. in Moscow.

On 10 February 1962 Powers was exchanged for the Soviet spy Rudolf Ivanovich Abel in the first Soviet-American "spy swap." Khrushchev claimed that, because he delayed Powers's release until after the 1960 U.S. presidential election, the Republican candidate Richard Nixon failed to benefit from improved Soviet-American relations, and John F. Kennedy was able to clinch his narrow election victory.

Once back in the United States, Powers found work with the CIA in Virginia, but he soon resigned and later joined Lockheed in Burbank, California. He obtained a divorce from his first wife in January 1963 and married Claudia ("Sue") Edwards Downey, a CIA employee, on 24 October of the same year. Powers adopted his seven-yearold stepdaughter, and the couple had a son in 1965. Powers chronicled his U-2 experience in the book Operation Overflight (1970). He lost his job at Lockheed, and in the 1970s worked as a traffic-watch pilot for KGIL radio in Los Angeles, at an aircraft communications company, and as a reporter for KNBC.

Powers died at the age of forty-seven when his aircraft ran out of fuel and crashed on a baseball field in Encino. Boys playing on the field felt he had maneuvered his helicopter to spare their lives. Although Powers had received broad public criticism in 1960 for not committing suicide after he was captured by the Soviets, President Jimmy Carter granted permission for him to be buried in Arlington National Cemetery in Virginia.

Powers has been depicted as unexceptional and unlucky. An obituary characterized him as "a human element necessary only until robot satellites would come along." Indeed, the day Powers was sentenced, the United States recovered the first film from a spy satellite whose cameras had photographed more territory than all the U-2 missions combined. However, reconnaissance from U-2s proved crucial during the 1962 Cuban Missile Crisis, and these aircraft were still in use during the 1991 Gulf War.


It was around 6:20 on Sunday May 1, 1960 when a member of the crew pulled the ladder away and slammed the canopy shut. The pilot then locked it from the inside. As Francis Gary Powers taxied on to the runway out of Peshawar air base, Pakistan and carefully guided the U-2C, model 360, into the air, the J75/P13 engine roared with a distinctive whine. He never lost the thrill of hearing the familiar sound.

Quickly climbing toward his assigned altitude and switching into autopilot for his twenty-eighth reconnaissance mission, he headed toward Afghanistan and initiated a single click on the radio. Seconds later, he heard a single click as confirmation. As explained by Francis Gary Powers Jr. and Keith Dunnavant in their book Spy Pilot, this was his signal to proceed as scheduled, in radio silence.

Determined to pack as much surveillance as possible into one flight, Powers was scheduled to cross over the Hindu Kush range of the Himalayas and into the southern USSR, passing over a 2,900-mile swath of Soviet territory, from Dushambe and the Aral Sea, to the rocket center of Tyuratam, and on to Sverdlovsk, where he would head northwest, reaching the key target of Plesetsk facility to judge the Soviet ICBM progress before turning even farther northwest, toward the Barents Sea port of Murmansk. Exiting to the north, he was to land in Bodo, Norway, where a recovery team was waiting to transport the U-2 and secure the pilot. In the case of an emergency, such as running low on fuel, he was authorized to take a shortcut into the neutral nations of Sweden or Finland, which would be sure to cause complications for Washington. But as it was remarked at the time, “Anyplace is preferable to going down in the Soviet Union.”

The Soviets were especially dangerous if they knew the U-2 was coming. According to an official protest subsequently lodged with the US government by the foreign minister of Afghanistan, for violating their sovereign airspace on the way north, the Soviets provided an early warning of the spy plane’s incursion.

After flying into the thin, cold air of the stratosphere, Frank was no longer sweating in his pressure suit but he felt his pulse quicken. He always felt a bit uneasy crossing into the USSR. Nine hours was a long time to be in the air, nearly all of it over enemy territory, and the pilot realized he had never been more vulnerable.

Because his sextant—a device used to measure distance based on the angular width between two objects—had been set for a 6 a.m. departure, rendering all of the values off by nearly a half hour, Frank would have to rely heavily on his compass and clock to navigate. For about the first 90 minutes, he encountered heavy cloud cover, which made it more difficult to stay on course.

About the time the sky below turned into a blanket of blue, he saw something in the distance: the contrail of a single-engine jet aircraft, headed in the opposite direction, at supersonic speed. Soon he saw another contrail, heading toward him, at supersonic speed. He assumed it was the same plane, having turned around to follow him.

“I was sure now they were tracking me on radar he said, relieved by the enormous distance, which reflected the jet’s inability to approach the U-2’s altitude. “If this was the best they could do, I had nothing to worry about.”

The scramble to deal with the invader eventually reached the Kremlin. It was still early morning Moscow time when Premier Khrushchev’s telephone rang.

Khrushchev told Soviet defense minister Rodion Malinovsky: “You must do your very best! Give it everything you’ve got and bring that plane down!”

After telling his leader that a new SA-2 battery was stationed along the plane’s apparent route, Malinovsky said, “We have every possibility of shooting the plane down if our anti-aircraft people aren’t gawking at the crows!”

After switching on the camera while flying over the Tyuratam Cosmodrome, the launch site for Soviet space shots which had been confirmed and extensively photographed in previous U-2 missions, Powers worked through a slight course correction and proceeded north, eventually getting a nice view of the snow-capped Ural Mountains, the geo-graphic dividing line between Europe and Asia, to his left.

Passing various landmarks, he made notations for his debriefing. When his autopilot malfunctioned—a problem considered significant enough to consider aborting a mission—he switched it off and began flying the plane manually. The choice to head back or proceed was his, but since he was more than 1,300 miles into Soviet territory, he made the fateful decision to keep going. He had gone too far to turn back now.

Almost four hours into the flight, just southeast of Sverdlovsk, while recording figures in his flight log, he felt a thump. A violent shockwave reverberated through the aircraft as a bright-orange flash lit up his world.

“My God,” he said to himself. “I’ve had it now.”

Pulling tight on the throttle with his left hand while holding the wheel steady with his right, Powers checked his instruments. Everything looked normal. Then the wing tipped and the nose dropped. Suddenly realizing he had lost control of the aircraft, he felt a violent shudder, which jostled him from side to side in his seat. He believed the wings had broken off.

With what remained of his craft spinning out of control, Kelly Johnson‘s once-powerful machine was now overpowered by immutable gravity, and Powers reached for the self-destruct button, which worked on a 70-second delay timer, and prepared to eject. Then he changed his mind, pulling his finger back. Slammed forward by the enormous g-forces, in a suit that had inflated when the cabin lost pressurization, he immediately reached a rather-disheartening conclusion: If he ejected from this awkward position, the impact of his legs on the canopy rail would sever both of his legs, because they were trapped underneath the front of the cockpit.

Quickly thinking through his options, as the plane descended below 35,000 feet, Frank jettisoned the canopy, which flew off toward the heavens, and decided to climb out of the cockpit. When he released his seat belt, the resulting force threw him out.

But this solution created another problem: Because he was still tethered to his oxygen supply, and because the g-forces were so severe, he could no longer reach the self-destruct buttons. Even as his faceplate frosted over in the extreme cold, he fumbled in the dark on a bright sunny day, extending his fingers as far as they would go. Sin suerte. Now he had no way to destroy the plane, to keep it from falling into enemy hands.

Somehow he broke free from the oxygen hose and eventually felt a jerk, which yanked him forward. His parachute opened automatically at 15,000 feet and he descended slowly toward the countryside, near a small village.

“I was immediately struck by the silence,” he later recalled. “Everything was cold, quiet, serene. . . . There was no sensation of falling. It was as if I were hanging in the sky.”


How did the United States and USSR react to the Francis Gary Powers U2 incident?

On May 1, 1960, the pilot of an American U-2 spy plane was shot down while flying through Soviet airspace. The fallout over the incident resulted in the cancellation of the Paris Summit scheduled to discuss the ongoing situation in divided Germany, the possibility of an arms control or test ban treaty, and the relaxation of tensions between the USSR and the United States.

USSR rejects Eisenhower's "Open Skies" plan

As early as 1955, officials in both Moscow and Washington had grown concerned about the relative nuclear capabilities of the Soviet Union and the United States. Given the threat that the nuclear arms race posed to national security, leadership in both countries placed a priority on information about the other side’s progress. At a conference in Geneva in 1955, U.S. President Dwight Eisenhower proposed an “open skies” plan, in which each country would be permitted to make overflights of the other to conduct mutual aerial inspections of nuclear facilities and launchpads.

Soviet leader Nikita Khrushchev refused the proposal, continuing the established Soviet policy of rejecting international inspections in any form. Meanwhile, Khrushchev also claimed that the Soviet Union had developed numerous intercontinental ballistic missiles, which only motivated the United States Government to look for new ways to verify developments in the Soviet nuclear program.

U-2 spy planes fly over USSR to monitor Nuclear Activity

The U-2 spy plane program grew out of these concerns. The U-2 was a special high-altitude plane that flew at a ceiling of 70,000 feet. Because it flew at such heights, it was thought it would be possible for the planes to pass over the Soviet Union undetected by radar on the ground. It was important that the overflights be undetected, because normally an unauthorized invasion of another country’s airspace was considered an act of war. Operated through the U.S. Central Intelligence Agency (CIA), the first flight over Moscow and Leningrad (St. Petersburg) took place on July 4, 1956.

The flights continued intermittently over the next four years. It was later revealed that the Soviets did pick up the flights on radar, and the United States lost a plane over the Soviet Union in 1959, but as long as there was no definitive proof connecting the flights to the United States there was no advantage for the Soviets to raise the issue publicly lest it draw attention to the Soviet inability to shoot down the offending flights.

Francis Gary Powers' U2 shot down near the Ural Mountains in May 1960

On May 1, 1960, the situation changed. On the eve of the Paris Summit and during the May Day holiday, CIA pilot Francis Gary Powers took off from a base in Pakistan bound for another base in Norway, with his planned flight path transgressing 2,900 miles of Soviet airspace. Near the city of Sverdlovsk Oblast in the Ural Mountains, Powers' plane was shot down by a Soviet surface-to-air missile. Powers ejected and parachuted safely to the ground, where he was captured by the KGB, and held for interrogation. The plane crashed, but parts of it were recovered and placed on public display in Moscow as evidence of American deceit.

Powers Incident disrupts the Paris Summit

Although the capture of Powers provided the Soviets the concrete proof that the United States had been conducting the flights, it was not immediately clear what the impact would be for the Paris Summit. At first, and before they had confirmation that Powers had survived, U.S. officials claimed that the U-2 had been conducting a routine weather flight but experienced a malfunction of its oxygen delivery system that had caused the pilot to black out and drift over Soviet air space. On May 7, however, Khrushchev revealed that Powers was alive and uninjured, and clearly had not blacked out from oxygen deprivation.

Moreover, the Soviets recovered the plane mostly intact, including the aerial camera system. It became instantly apparent that the weather survey story was a cover-up for a spy program. Khrushchev had publicly committed himself to the idea of “peaceful coexistence” with the United States and the pursuit of détente, so from his perspective, if U.S. President Dwight Eisenhower denied any knowledge of the spy program and the United States apologized, he would have continued the summit.

Eisenhower admits to Spying on USSR

Related DailyHistory.org Articles

Spying was common, and of course, the Soviet Union had its own agents reporting on developments in the United States. Eisenhower, however, refused to issue a formal apology to the Soviet Union he had taken a great personal interest in the spyplane program, and considered the violation of Soviet airspace and the reconnaissance of Soviet nuclear facilities serious enough to personally approve each flight. On May 11, Eisenhower finally acknowledged his full awareness of the entire program and of the Powers flight in particular. Moreover, he explained that in the absence of an “open skies” agreement, such spy flights were a necessary element in maintaining national defense, and that he planned to continue them.

Eisenhower’s statement left Khrushchev in a difficult position. If he did nothing, that would be tantamount to acknowledging implicitly the right of the United States to spy. But any action Khrushchev did take had the potential to scuttle the upcoming conference and his larger plans for a Soviet-American détente. Ultimately, he demanded that Eisenhower apologize for the past flights and promise to discontinue them as a precondition for entering into the planned negotiations on Germany. Eisenhower’s refusal led the Soviet delegation to leave Paris just as the summit was about to begin.


Ver el vídeo: Israels Alarming Data