¿Qué pasó con la Familia Imperial Bizantina después del colapso del imperio?

¿Qué pasó con la Familia Imperial Bizantina después del colapso del imperio?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Después del colapso del Imperio Bizantino, ¿qué pasó con la familia Imperial Bizantina? ¿Establecieron más tarde otros reinos más pequeños? ¿Alguna familia real europea remonta su ascendencia a ellos (especialmente en Europa del Este)? ¿Hay alguien en este tiempo que tenga el derecho al trono del imperio (como en el caso de muchas monarquías disueltas)?


El Imperio Bizantino no era formalmente una monarquía hereditaria. No había ninguna ley que regulara la herencia en el Imperio Bizantino.

Sin embargo, los descendientes de la familia imperial vendieron el derecho de reclamar el trono a Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, monarcas españoles. Esto fue heredado por Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Sin embargo, nunca se autodenominó emperador bizantino o de Constantinopla. Ser un Emperador Romano fue parte de su título, aunque después de que el Papa lo coronó como Emperador Romano (fue el último hombre en recibir este título).


Además de la respuesta de Anixx, echa un vistazo a Andreas Palaiologos, el nuevo sobrino más viejo de Constantino (el último emperador). Parece que vendió sus "derechos" al trono bizantino dos veces, tanto a Francia como a España. Y su hermano menor los vendió a ... jadeo ... los otomanos. Bueno, tenían que conseguir algo de dinero para vivir bien.

Lo que nos lleva a otro aspecto: Mehmed II afirmó que él en realidad era el nuevo emperador romano, o Ron Kayser-i como él lo llamó, por derecho de conquista. (Él tenía un punto allí). Sé que Solimán el Magnífico se llamaba a sí mismo también (en una carta a Carlos V), pero wikipedia, vinculado en "reclamado" arriba, afirma que los sultanes posteriores dejaron el título.


vea mis diversas respuestas a esta pregunta "Revolución griega: ¿dónde buscaron los griegos descendientes de la dinastía bizantina?"

Revolución griega: ¿Dónde buscaron los griegos descendientes de las dinastías bizantinas?


Una respuesta corta es que los descendientes masculinos se extinguieron en unas pocas generaciones, hasta donde se sabe, pero varias princesas Palaiologos se casaron con otras familias y sus descendientes perduraron después del último linaje masculino conocido descendientes de la dinastía Palaiologos.

Algunos de los descendientes de la línea femenina existen hoy. Así, siguiendo la primogenitura de preferencia masculina, el heredero legítimo de la dinastía Palaiologos es probablemente Luigi Serra, undécimo duque de Cassano.

http://historum.com/european-history/121359-heirs-byzantine-empire.html1


sí, el jefe de la Casa Imperial vive en Moscú. Él es H.I.H Príncipe Vladimir Gorshkov-Cantacuzene. consulte el sitio web www.royal-byzantium.com

Saludos


5 razones por las que el Imperio Bizantino finalmente colapsó

En un artículo anterior, analicé las razones por las que el Imperio Bizantino duró tanto. En este artículo, analizaré los eventos que llevaron a su caída final. Como fue el caso del Imperio Romano Occidental, su equivalente oriental se enfrentó a una serie de enemigos extranjeros. Sin embargo, podría decirse que fueron sus problemas internos los que llevaron a su desaparición.

Emperadores como Justiniano intentaron expandir el imperio pero a lo largo de su historia surgieron una serie de problemas que contribuyeron a su caída. Ningún problema provocó el fin del Imperio Bizantino. Se hizo grande por su economía, ejército, unidad y capacidad para aprovechar los momentos de debilidad de rivales y vecinos. Con el tiempo, su poderío económico y militar disminuyó y, con él, la capacidad del imperio para aprovechar una oportunidad. Agregue los disturbios civiles, los desastres naturales y enemigos poderosos como los árabes, los turcos selyúcidas, los búlgaros, los normandos, los eslavos y los turcos otomanos, y podrá ver por qué el Imperio bizantino finalmente se derrumbó.

Reproductor de diapositivas


Contenido

A continuación, se resumen los acontecimientos más importantes que, en general, los historiadores han acordado que desempeñaron un papel en el declive del imperio bizantino:

  • La batalla de Manzikert en 1071, que vio al emperador Romanos IV Diogenes capturado por el ejército del sultán selyúcida Alp Arslan. La derrota desembocó en una guerra civil bizantina que duró diez años, en la que se produjeron ocho revueltas diferentes. El daño se vio incrementado por el uso de mercenarios turcos por las distintas facciones, lo que en algunos casos llevó a la ocupación turca de ciudades y regiones enteras. Un ejemplo notable es la revuelta de Nicéforo Melissenos en 1080, en la que las ciudades que había ocupado y guarnecido con soldados turcos en Jonia, Frigia, Galacia y Bitinia permanecieron en sus manos incluso después de que terminó la revuelta, incluida Nicea, que durante un tiempo se convirtió en la capital del Sultanato de Ron selyúcida.
  • La batalla de Myriokephalon en 1176, en la que un ejército dirigido por el emperador Manuel I Komnenos intentó capturar la capital turca en Konya, pero fue emboscado en un estrecho paso de montaña y derrotado por el ejército del sultán turco Kilij Arslan II. En general, la batalla se considera significativa tanto porque puso fin a los planes bizantinos de recuperar Anatolia central como por el efecto psicológico que tuvo tanto en el emperador como en la reputación internacional del imperio. En los años posteriores a la muerte de Manuel en 1180, los selyúcidas se basaron en su victoria expandiendo su control a expensas de los bizantinos, mientras que el sucesor adolescente de Manuel, Alexios II, fue derrocado en un golpe de estado.
  • El saqueo de Constantinopla en 1204 vio el imperio dividido entre la República de Venecia y un ejército cruzado dirigido por Bonifacio I, marqués de Montferrat. Se estableció un nuevo Imperio Latino, dirigido por Balduino I, Emperador Latino. Aunque los estados sucesores bizantinos surgieron en Nicea, Trebisonda y Epiro, y luego reclamaron la capital en 1261, muchos historiadores citan la pérdida de la capital como un golpe fatal para el Imperio bizantino.
  • Las guerras civiles bizantinas del siglo XIV, incluida la guerra civil bizantina de 1321-1328 y la guerra civil bizantina de 1341-1347, que destruyeron por completo la poca fuerza que le quedaba al imperio. La caída de Gallipoli en 1354 vio a los turcos otomanos cruzar a Europa, mientras que el imperio no pudo detenerlos. Este evento ha sido visto por historiadores modernos como Donald M. Nicol como el punto sin retorno para el Imperio Bizantino, después de lo cual su caída fue virtualmente inevitable.

Guerras civiles Editar

Probablemente, la causa más importante del colapso de Bizancio fueron sus recurrentes y debilitantes guerras civiles. Tres de los peores períodos de guerra civil y luchas internas tuvieron lugar durante el declive de Bizancio. Cada vez, estas guerras civiles coincidieron con una reducción catastrófica del poder y la influencia bizantinos, que nunca se revirtió por completo antes del siguiente colapso.

El período de 1071 a 1081 vio ocho revueltas:

  • 1072: Levantamiento de Georgi Voiteh
  • 1073-1074: la revuelta de Roussel de Bailleul proclama emperador a César Juan Doukas.
  • 1077-1078: revuelta y usurpación exitosa por Nikephoros III Botaneiates.
  • 1077–1078: Rebelión de Nikephoros Bryennios el Viejo contra Michael VII Doukas y Nikephoros III, derrotados en la batalla de Kalavrye.
  • 1078: Rebelión de Philaretos Brachamios contra Michael VII Doukas.
  • 1078: Rebelión de Nikephoros Basilakes contra Nikephoros III.
  • 1080-1081: Rebelión de Nikephoros Melissenos contra Nikephoros III.
  • 1081: Revuelta y usurpación exitosa de Alexios I Komnenos.

A esto le siguió un período de dominio dinástico seguro de la dinastía Komnenos, bajo Alexios I (1081-1118), John II Komnenos (1118-43) y Manuel I Komnenos (1143-1180). En conjunto, estos tres emperadores pudieron restaurar parcialmente la fortuna del imperio, pero nunca pudieron deshacer por completo el daño causado por la inestabilidad a fines del siglo XI, ni devolver las fronteras del imperio a las de 1071.

El segundo período de guerra civil y colapso tuvo lugar después de la muerte de Manuel en 1180. El hijo de Manuel Alexios II Comnenos fue derrocado en 1183 por Andronikos I Comnenos, cuyo reinado de terror desestabilizó el imperio internamente y condujo a su derrocamiento y muerte en Constantinopla en 1185. La dinastía Angelos, que gobernó Bizancio desde 1185 hasta 1204, ha sido considerada una de las administraciones más infructuosas e ineficaces de la historia del imperio. Durante este período, Bulgaria, Serbia y Croacia se separaron del imperio, y los turcos selyúcidas perdieron más tierras. En 1203, el ex emperador encarcelado Alexios IV Angelos escapó de la cárcel y huyó hacia el oeste, donde prometió a los líderes de la Cuarta Cruzada un pago generoso si lo ayudaban a recuperar el trono. Estas promesas resultaron más tarde imposibles de cumplir en el evento, la disputa dinástica entre los miembros débiles e ineficaces de la dinastía Angelid provocó el Saqueo de Constantinopla Constantinopla fue incendiada, saqueada y destruida, miles de sus ciudadanos fueron asesinados, muchos de los los habitantes supervivientes huyeron y gran parte de la ciudad se convirtió en una ruina despoblada. El daño a Bizancio fue incalculable, muchos historiadores señalan este momento como un golpe fatal en la historia del imperio. Aunque el imperio fue reformado en 1261 por la reconquista de la ciudad por las fuerzas del Imperio de Nicea, el daño nunca se revirtió y el imperio nunca regresó a su extensión territorial anterior, riqueza y poder militar.

El tercer período de guerra civil tuvo lugar en el siglo XIV. Dos períodos separados de guerra civil, nuevamente haciendo un uso extensivo de tropas turcas, serbias e incluso catalanas, a menudo operando de forma independiente bajo sus propios comandantes, y a menudo asaltando y destruyendo tierras bizantinas en el proceso, arruinaron la economía nacional y dejaron al estado prácticamente sin poder y invadido por sus enemigos. Los conflictos entre Andronikos II y Andronikos III, y más tarde entre Juan VI Kantakouzenos y Juan V Palaiologos, marcaron la ruina final de Bizancio. La guerra civil bizantina de 1321-1328 permitió a los turcos obtener ganancias notables en Anatolia y establecer su capital en Bursa a 100 kilómetros de Constantinopla, la capital bizantina. La guerra civil de 1341-1347 vio la explotación del Imperio bizantino por parte de los serbios, cuyo gobernante aprovechó el caos para proclamarse emperador de los serbios y griegos. El rey serbio Stefan Uroš IV Dušan logró importantes avances territoriales en la Macedonia bizantina en 1345 y conquistó grandes extensiones de Tesalia y Epiro en 1348. [1] Para asegurar su autoridad durante la guerra civil, Kantakouzenos contrató mercenarios turcos. Aunque estos mercenarios fueron de alguna utilidad, en 1352 se apoderaron de Gallipoli a los bizantinos. [2] En 1354, el territorio del imperio consistía en Constantinopla y Tracia, la ciudad de Tesalónica y algún territorio en Morea.

Caída del sistema de temas Editar

La desintegración del sistema militar tradicional del Imperio Bizantino, el sistema "temático", jugó un papel en su declive. Bajo este arreglo, que estuvo en su apogeo desde alrededor de 650 a 1025, el imperio se dividió en varias regiones que contribuyeron con tropas localmente levantadas a los ejércitos imperiales. El sistema proporcionó un medio eficaz para movilizar a un gran número de hombres a bajo costo, y el resultado fue una fuerza comparativamente grande y poderosa: el ejército del tema de Thrakesion solo había proporcionado alrededor de 9.600 hombres en el período 902-936, por ejemplo. Pero a partir del siglo XI en adelante, se permitió que el sistema temático decayera. Esto jugó un papel importante en la pérdida de Anatolia ante los turcos a finales de ese siglo.

En el siglo XII, la dinastía Komnenian restableció una fuerza militar eficaz. Manuel I Komnenos, por ejemplo, pudo reunir un ejército de más de 40.000 hombres. Sin embargo, el sistema temático nunca fue reemplazado por una alternativa viable a largo plazo, y el resultado fue un imperio que dependía más que nunca de las fortalezas de cada emperador o dinastía individual. El colapso del poder y la autoridad imperial después de 1185 reveló la insuficiencia de este enfoque. Después de la deposición de Andronikos I Komnenos en 1185, la dinastía de los Angeloi supervisó un período de declive militar. A partir de 1185, a los emperadores bizantinos les resultó cada vez más difícil reunir y pagar suficientes fuerzas militares, mientras que el fracaso de sus esfuerzos por mantener su imperio expuso las limitaciones de todo el sistema militar bizantino, que dependía de la dirección personal competente del emperador. .

A pesar de la restauración bajo el Palaiologoi, Bizancio nunca volvió a ser una gran potencia en la escala del pasado. En el siglo XIII, el ejército imperial contaba con apenas 6.000 hombres. Como una de las principales fortalezas institucionales del estado bizantino, la desaparición del sistema temático dejó al imperio sin fortalezas estructurales subyacentes.

Mayor dependencia de los mercenarios Editar

Ya en la invasión de África por Belisario, se utilizaron soldados extranjeros en la guerra. [3] Si bien la intervención militar extranjera no fue un acontecimiento completamente nuevo, [4] la confianza en ella y su capacidad para dañar las instituciones políticas, sociales y económicas aumentaron drásticamente en los siglos XI, XIII, XIV y XV. El siglo XI vio crecientes tensiones entre las facciones cortesana y militar. [5] [6] Hasta mediados del siglo XI, el imperio había estado durante mucho tiempo bajo el control de las Facciones Militares con líderes como Basilio II y Juan I Tzimiskes, [7] sin embargo, la crisis de la sucesión de Basilio II llevó a una creciente incertidumbre en el futuro de la política. [5] El ejército exigió que las hijas de Constantino VIII ascendieran al trono en virtud de su relación con Basilio II, lo que llevó a varios matrimonios y aumentó el poder de la facción cortesana. [5] Esto culminó después de la fallida Batalla de Manzikert. Cuando estallaron las guerras civiles y las tensiones entre las facciones cortesana y militar alcanzaron un cenit, la demanda de soldados llevó a la contratación de mercenarios turcos. [8] Estos mercenarios ayudaron en la pérdida bizantina de Anatolia atrayendo a más soldados turcos al interior del imperio y dando a los turcos una presencia cada vez mayor en la política bizantina. Estas intervenciones también llevaron a una mayor desestabilización del sistema político. [8] [9]

La dependencia de la intervención militar extranjera y el patrocinio por motivos políticos continuó incluso durante la Restauración de Komnenoi, Alexius I usó mercenarios turcos en las guerras civiles en las que participó con Nikephoros III Botaneiates. [9] En 1204, Alexios IV Angelos confió en los soldados latinos para reclamar el trono de Bizancio, lo que llevó al saqueo de Constantinopla y la creación de los estados sucesores.

Pérdida de control sobre los ingresos Editar

Las concesiones económicas a las Repúblicas italianas de Venecia y Génova debilitaron el control del imperio sobre sus propias finanzas, especialmente desde la ascensión de Miguel VIII Palaiologos en el siglo XIII en adelante. En este momento, era común que los emperadores buscaran el patrocinio de Venecia, Génova y los turcos. Esto llevó a una serie de acuerdos comerciales desastrosos con los estados italianos que secaron una de las últimas fuentes de ingresos del imperio. [10] Esto llevó aún más a la competencia entre Venecia y Génova para conseguir emperadores en el trono que apoyaran su respectiva agenda comercial en detrimento del otro, agregando otro nivel de inestabilidad al proceso político bizantino. [10]

En el momento de la guerra bizantino-genovesa (1348-1349), solo el trece por ciento de las cuotas aduaneras que pasaban por el estrecho del Bósforo iban al Imperio. El 87 por ciento restante fue recolectado por los genoveses de su colonia de Galata. [11] Génova recogió 200.000 Hyperpyra de los ingresos aduaneros anuales de Galata, mientras que Constantinopla recaudó apenas 30.000. [12] La pérdida de control sobre sus propias fuentes de ingresos debilitó drásticamente al imperio bizantino, acelerando su declive. Al mismo tiempo, el sistema de Pronoia (concesiones de tierras a cambio del servicio militar), se volvió cada vez más corrupto y disfuncional por el imperio posterior, y en el siglo XIV muchos de los nobles del imperio no pagaban ningún impuesto, ni estaban sirviendo en los ejércitos del imperio. Esto socavó aún más la base financiera del estado y colocó una mayor dependencia de mercenarios poco confiables, lo que solo aceleró la desaparición del imperio.

La fallida Unión de las Iglesias Editar

El emperador Miguel VIII Paleólogo firmó una unión con la iglesia católica en el siglo XIII con la esperanza de evitar el ataque occidental, pero la política no tuvo éxito. Los enemigos occidentales del imperio pronto reanudaron el ataque al imperio, mientras que las divisiones sociales creadas por la unión profundamente impopular dentro del imperio dañaban a la sociedad bizantina. La controversia sobre la unión de la iglesia no proporcionó al imperio ningún beneficio duradero, mientras que las prisiones pronto se llenaron de disidentes y clero ortodoxo. Esto socavó la legitimidad de la dinastía Palaiologos y facilitó aún más las divisiones sociales, que en última instancia jugarían un papel en la pérdida de Anatolia ante los turcos otomanos.

Los enviados bizantinos se presentaron en el Segundo Concilio de Lyon el 24 de junio de 1274. En la cuarta sesión del Concilio se llevó a cabo el acto formal de unión, [13] sin embargo, con la muerte del Papa Gregorio (enero de 1276), los logros esperados no se materializaron. . [14]

Si bien la unión fue opuesta en todos los niveles de la sociedad, fue especialmente opuesta por la gran población, encabezada por los monjes y los seguidores del depuesto Patriarca Arsenios, conocido como los Arsenitas. Uno de los principales líderes antisindicales fue la propia hermana de Michael, Eulogia (también conocida como Irene), que huyó a la corte de su hija Maria Palaiologina Kantakouzene, zarina de los búlgaros, desde donde intrigó infructuosamente contra Michael. Más grave fue la oposición de los hijos de Miguel de Epiro, Nicéforo I Komnenos Doukas y su medio hermano Juan el Bastardo: se hicieron pasar por los defensores de la ortodoxia y dieron apoyo a los antisindicales que huían de Constantinopla. Michael respondió al principio con comparativa indulgencia, esperando ganarse a los antisindicales mediante la persuasión, pero finalmente la virulencia de las protestas lo llevó a recurrir a la fuerza. Muchos antisindicales fueron cegados o exiliados. Dos prominentes monjes, Meletio e Ignatios, fueron castigados: al primero le cortaron la lengua, al segundo lo cegaron. Incluso los funcionarios imperiales fueron tratados con dureza y se decretó la pena de muerte incluso por simplemente leer o poseer panfletos dirigidos contra el Emperador. [15] "Por la intensidad de estos desórdenes, equivalentes casi a guerras civiles", concluye Geanakoplos, "podría parecer que se había pagado un precio demasiado alto por el bien de la unión". [dieciséis]

La situación religiosa solo empeoró para Michael. El partido Arsenito encontró un amplio apoyo entre los descontentos en las provincias de Anatolia, y Michael respondió allí con una crueldad similar: según Vryonis, "Estos elementos fueron eliminados de los ejércitos o, de lo contrario, alienados, desertaron a los turcos". [17] Otro intento de despejar a los turcomanos invasores del valle de Meaender en 1278 tuvo un éxito limitado, pero Antioquía en el Maeander se perdió irremediablemente, al igual que Tralles y Nyssa cuatro años más tarde. [18]

El 1 de mayo de 1277, Juan el Bastardo convocó un sínodo en Neopatras que anatematizó al Emperador, al Patriarca y al Papa como herejes. [19] En respuesta, se convocó un sínodo en Hagia Sophia el 16 de julio, donde tanto Nicéforo como Juan fueron anatematizados a cambio. Juan convocó un sínodo final en Neopatras en diciembre de 1277, donde un consejo antisindical de ocho obispos, algunos abades y cien monjes, anatematizó nuevamente al Emperador, Patriarca y Papa. [20]

Cruzados editar

Aunque las Cruzadas ayudaron a Bizancio a hacer retroceder a algunos de los turcos, fueron mucho más allá de la asistencia militar prevista por Alejo I.En lugar de seguir las necesidades estratégicas de la guerra contra los turcos, los cruzados se centraron en la búsqueda de la reconquista de Jerusalén. , y en lugar de devolver el territorio a Bizancio, los cruzados establecieron sus propios principados, convirtiéndose en un rival territorial de los intereses bizantinos por derecho propio.

Esto ya era cierto durante la Tercera Cruzada, que indujo al emperador Isaac II Angelos a hacer una alianza secreta con Saladino para impedir el progreso de Federico Barbarroja, pero el conflicto abierto entre los cruzados y Bizancio estalló en la Cuarta Cruzada, lo que resultó en el saqueo de Constantinopla en 1204. Constantinopla era ahora en sí misma un estado cruzado, conocido como el Imperio Latino en historiografía, pero desde la perspectiva griega como Frankokratia o "gobierno de los francos". Los vestigios del poder imperial se conservaron en los principados menores, el Imperio de Nicea, Trebisonda y Epiro. Gran parte de los esfuerzos de los emperadores de Nicea se dedicaron ahora a combatir a los latinos, e incluso después de que Constantinopla fuera devuelta al dominio griego bajo los Palaiologoi en 1261, el Imperio dedicó gran parte de sus esfuerzos a derrotar a sus vecinos latinos, lo que contribuyó al eventual fracaso de las Cruzadas. en 1291.

El ascenso de los selyúcidas y los otomanos Editar

Ningún emperador después del período Comneniano estuvo en posición de expulsar a los turcos de Asia Menor, mientras que la preocupación de los emperadores de Nicea por el intento de recuperar Constantinopla significó que los recursos se desviaron de Asia Menor hacia el oeste. El resultado fue un debilitamiento de las defensas bizantinas en la región, que, cuando se combinó con recursos insuficientes y un liderazgo incompetente, llevó a la pérdida total de todo el territorio asiático del imperio a manos de los turcos en 1338.

La desintegración de los turcos selyúcidas condujo al surgimiento de los turcos otomanos. Su primer líder importante fue Osman I Bey, que atrajo a los guerreros Ghazi y labró un dominio en el noroeste de Asia Menor. [21] Los intentos de los emperadores bizantinos de hacer retroceder a los otomanos no tuvieron éxito y cesaron en 1329 con la batalla de Pelekanon. Tras una serie de disputas civiles en el Imperio bizantino, los otomanos subyugaron a los bizantinos como vasallos a finales del siglo XIV y los intentos de aliviar este estatus de vasallo culminaron con la caída de Constantinopla en 1453.


Políticas económicas y sociales

La economía del imperio había prosperado de manera irregular. Ciertas provincias, o partes de provincias como el norte de Italia, florecieron tanto comercial como agrícolamente. Constantinopla, en particular, influyó en el crecimiento urbano y la explotación de las fronteras agrícolas. Los pueblos balcánicos a lo largo de los caminos que conducían a la gran ciudad prosperaron, mientras que otros no tan favorecidos languidecieron e incluso desaparecieron. La tierra cultivada en las regiones montañosas del norte de Siria cayó bajo el arado para suministrar alimentos a las masas de Constantinopla. A medida que avanzaba el siglo IV, no sólo Constantino solidus siguen siendo de hecho oro sólido, pero la evidencia extraída de una amplia gama de fuentes sugiere que el oro en cualquier forma era mucho más abundante de lo que había sido durante al menos dos siglos. Puede ser que se hubieran descubierto nuevas fuentes de abastecimiento del metal precioso: tal vez se encontraran en botines saqueados de templos paganos o tal vez fueran de minas recién explotadas en África occidental y recién disponibles para las tierras del imperio, gracias a la aparición de nómadas conductores de camellos que transportaron el oro a través del Sahara hasta la costa mediterránea del norte de África.

La extrema movilidad social observada a finales del siglo III y principios del IV parece menos característica de la segunda mitad del siglo pasado. Ciertamente, los emperadores continuaron sus esfuerzos para obligar a los hombres colectivamente a sus tareas socialmente necesarias, pero la repetición de las leyes que ataban a los colonus a su finca, el navicularius a su barco, y el curialis a su senado municipal sugiere que esos edictos tuvieron poco efecto. De hecho, sería un error concluir de tal legislación que la sociedad romana estaba organizada universal y uniformemente en castas determinadas en respuesta a órdenes imperiales. Siempre hubo una distinción entre lo que un emperador quería y lo que podía obtener y, como ha sugerido el estudio anterior, también había distinciones entre las provincias.

Incluso antes del final del primer cuarto del siglo V, esas diferencias provinciales eran visibles, y en gran medida ayudan a explicar la supervivencia del gobierno imperial y la civilización grecorromana en Oriente, mientras que ambas finalmente perecieron en Occidente. En todas las provincias orientales, los niveles de población parecen haber permanecido más altos, y los emperadores de Constantinopla nunca tuvieron que buscar (al menos hasta el siglo VI) hombres para llenar las filas de sus ejércitos. Como era de esperar en aquellas tierras orientales en las que la civilización urbana tenía varios siglos de antigüedad, persistieron las ciudades y, con ellas, una clase mercantil y una economía monetaria. Los comerciantes orientales, conocidos en las fuentes como sirios, asumieron el comercio de transporte entre el este y el oeste, estableciendo a menudo colonias en las ciudades sitiadas de esta última región.

Y lo que es más importante, el emperador de Oriente nunca perdió el acceso ni el control de sus fuentes de mano de obra y dinero. Una clase senatorial o aristocracia más antigua y probablemente más rica de Occidente consolidó sus grandes propiedades y asumió una forma de protección o patrocinio sobre las clases rurales trabajadoras, privando al estado de los servicios militares y financieros que se necesitaban desesperadamente. La clase senatorial en Oriente parece haber tenido un origen más reciente, y sus comienzos se encuentran entre los favoritos o advenedizos que habían seguido a Constantino a su nueva capital. A principios del siglo V, su riqueza parece haber sido, individualmente, mucho menor que los recursos a disposición de sus contrapartes occidentales, sus propiedades estaban mucho más dispersas y sus dependientes rurales menos numerosos. Por lo tanto, eran menos capaces de desafiar la voluntad imperial y menos capaces de interponerse entre el estado, por un lado, y sus posibles soldados o contribuyentes, por el otro.


7 Intriga

Hoy en día, la palabra "bizantino" puede referirse a una atmósfera de confusión e intriga, y eso fue ciertamente cierto en la corte de Constantinopla. Allí, eunucos y cortesanos compitieron por la influencia y los emperadores gobernaron a través de poderosos favoritos.

En un ejemplo del siglo IX, el eunuco Staurakios ayudó a la emperatriz Irene a derrocar y cegar a su propio hijo. El mismo Staurakios pronto fue expulsado del poder por el eunuco Aetios, quien tramó hacer emperador a su hermano. Pero Aetios no pudo protegerse del ministro de finanzas Nicéforo, quien orquestó un golpe y reinó como emperador hasta que los búlgaros convirtieron su cráneo en una taza para beber.

Esta atmósfera de intriga duró hasta la caída de Constantinopla. Incluso mientras los otomanos se concentraban fuera de los muros, el gran duque Loukas Notaras estaba planeando, según los informes, asegurar puestos lucrativos en la corte para sus hijos.


¿Qué habría pasado con el Imperio Bizantino sin la 4a cruzada?

Estuve preguntándome esto por un tiempo como un pensamiento potencial de Historia Alternativa, y tenía curiosidad por saber si alguien podía ofrecer un pensamiento más profundo al respecto.

No 4ª Cruzada, no paralizar el gran imperio antiguo. ¿Qué le pasa? Dudo que se mantenga en el tamaño en ese momento, pero como el imperio que regresó varias veces, eso no significa un declive irrevocable.

Me imagino que eventualmente se verá y se sentirá más como una 'Idea de Megalia / Gran Grecia' cubriendo las costas Egea y Negra de lo que llamaríamos Turquía y la Grecia moderna, pero esa es, honestamente, mi simple suposición. No veo que se aferren a lo que llamaríamos Bulgaria para siempre, pero las áreas centrales griegas podrían ser más fáciles de mantener, mantener y recuperar según sea necesario.

Coviekiller5

Historia Menor

Eliar

Para ser honesto, el Imperio Bizantino en ese momento estaba en una crisis muy profunda y se despojaba de territorio como un loco.

Bulgaria ya era independiente de nuevo, el ejército era un lío de oficiales ambiciosos liderando formaciones con poco personal, emperadores que duraron menos de un año, la economía y el comercio en manos de Venecia, la marina inexistente y la lista continúa.

El Imperio había enfrentado muchas crisis antes, algunas tan malas como esta, pero las había superado disminuyendo de muchas maneras.

El Imperio en 1204 no tenía las reservas, morales o militares para revertir el declive.

En cierto sentido, Konstantinople se había convertido en un tumor maligno que devoró todo lo que tenía el Imperio y no devolvió nada.

No es una coincidencia que la Caída llevara a la creación de unos pocos estados sucesores muy poderosos y vitales que lograron vencer a los francos, turcos, búlgaros y varios otros participantes varias veces, pero comenzaron a declinar nuevamente inmediatamente después de que tomaron Konstantinople nuevamente.

Constantinopla era una capital digna para un Imperio continental de gran alcance. Fue un sumidero fatal para los estados bizantinos posteriores débiles y divididos.

Editar: Konstantinople en 1203 seguía siendo una de las ciudades más ricas del mundo. Pero esa riqueza estaba acumulando polvo en las diversas bóvedas de la nobleza y la iglesia. El Imperio en general era pobre y cada vez más pobre. En resumen, era un objetivo demasiado suave y tentador.

Señor Invictus

Según tengo entendido, la situación era compleja ya que al imperio no le faltaban algunos signos positivos, pero el liderazgo en ese momento, los Angeleloi, eran horriblemente incompetentes.

Creo que el declive bizantino fue en gran parte irreversible salvo un gran emperador de nivel Justiniano después de Manzikert, manuel kommenos, algunos de los palaiologi fueron capaces, pero el imperio no tuvo un gran emperador durante siglos en ese momento.

También en ese momento, la dominación de los italianos era casi intratable, y los turcos habían abrumado Anatolia, sin duda después del colapso del imperio selyúcida y la fragmentación de la región, los bizantinos tenían algo de espacio para respirar.

Si todo hubiera salido bien, ¿podría el imperio haberse mantenido como un estado rudo en Grecia, la periferia de Anatolia y algunos valores atípicos en los Balcanes? Probablemente, como la región era políticamente compleja, tal vez los mongoles hubieran sido su gracia salvadora.

Skyzeta

Opresor amistoso

Otros lo han abordado mucho, pero el más importante son las tendencias geopolíticas más amplias. Su simplemente no es mucho en las cartas.

Según tengo entendido, la situación era compleja ya que al imperio no le faltaban algunos signos positivos, pero el liderazgo en ese momento, los Angeleloi, eran horriblemente incompetentes.

Creo que el declive bizantino fue en gran parte irreversible salvo un gran emperador de nivel Justiniano después de Manzikert, manuel kommenos, algunos de los palaiologi fueron capaces, pero el imperio no tuvo un gran emperador durante siglos en ese momento.

También en ese momento, la dominación de los italianos era casi intratable, y los turcos habían abrumado Anatolia, sin duda después del colapso del imperio selyúcida y la fragmentación de la región, los bizantinos tenían algo de espacio para respirar.

Si todo hubiera salido bien, ¿podría el imperio haberse mantenido como un estado rudo en Grecia, la periferia de Anatolia y algunos valores atípicos en los Balcanes? Probablemente, dado que la región era políticamente compleja, tal vez los mongoles hubieran sido su gracia salvadora.

Señor Invictus

Otros lo han abordado mucho, pero el más importante son las tendencias geopolíticas más amplias. Su simplemente no es mucho en las cartas.

Tuve el mismo pensamiento. O los mongoles o quizás (If they manage to live that long which is a pretty big if) to take the pressure off. But the Mongols are a double-edged sword on a good day and the Russians are a largo way away.

Timur gave the byzantines about fifty years. The Mongols may have smashed the Latins and Muslim polities as well as ravaging the Balkans, thus giving the empire at least a century of time to recuperate(or at least a few generations), of course the byzantines would have needed to have handled diplomacy with the mongols effectively, and avoided both their attention and wrath.

The issue may have been that the empire's internal problems would not have allowed it to make use of this external breathing room.

The same and reverse applied before-wherein the empire's internal strengths were ground down/simply could not overcome external enemies.

The byzantine empire had loads of problems, external and internal, and recovering from crises and setbacks often relied on the stars aligning-capable emperors and favorable geopolitical circumstances-this was the case during Justinian's time, Basil, the Macedonian dynasty, Kommenos, etc.

The problem was the dice was sooner or later going to roll against them, and they would not be able to overcome or endure a bad roll as they had in the past.

Kevin Vacit

Cute Zombie

The Russians wouldn't magically go 'Oh, you're the eastern Roman Empire! Yeah, we're not actually interested in having a mediterranean harbour in our possession. '

If the eastern Roman Empire replaces the Ottomans, the Russians fight a stupid number of wars with the eastern Roman Empire instead.

Cada neighbour the eastern Roman Empire had wanted to eat them. And quite a few not-neighbours as well, as the fourth crusade showed. The Serbs, Magyars, Bulgars, Turks and Arabs all wanted a piece of the cake, and the only time when they didn't pound on the doors was when the Empire was lucky enough to have subjugated some of them - but they always came free again.

For the eastern Roman Empire to persist, its number of enemies needs to decline drastically. The Balkans need to remain under its control. The Bulgar-, Magyar and Slavic (original Bulgars were turkic slavised later) migrations need to be stopped at the Danube.

If this succeeds, a shared border with the Holy Roman Empire, with the two of them being large enough and with centres of power sufficiently distant that logistics dictate wars being mere border scuffles rather than fights for survival, keep the Eastern Roman Empire's back reasonably safe, and it can concentrate sufficient force where it needs it. The eastern Roman Empire no longer needs miracle Emperors just to hold things together, and is no longer under threat of elimination if a meh Emperor takes charge or theological arguments result in a civil war or two.

Unfortunately, even if Justinian hadn't spent a fortune on trying to get the mediterranean under control. the demographic hits taken in the 6th and 7th century make accomplishing this absurdly difficult.

HistoryMinor

The Russians wouldn't magically go 'Oh, you're the eastern Roman Empire! Yeah, we're not actually interested in having a mediterranean harbour in our possession. '

If the eastern Roman Empire replaces the Ottomans, the Russians fight a stupid number of wars with the eastern Roman Empire instead.

Cada neighbour the eastern Roman Empire had wanted to eat them. And quite a few not-neighbours as well, as the fourth crusade showed. The Serbs, Magyars, Bulgars, Turks and Arabs all wanted a piece of the cake, and the only time when they didn't pound on the doors was when the Empire was lucky enough to have subjugated some of them - but they always came free again.

For the eastern Roman Empire to persist, its number of enemies needs to decline drastically. The Balkans need to remain under its control. The Bulgar-, Magyar and Slavic (original Bulgars were turkic slavised later) migrations need to be stopped at the Danube.

If this succeeds, a shared border with the Holy Roman Empire, with the two of them being large enough and with centres of power sufficiently distant that logistics dictate wars being mere border scuffles rather than fights for survival, keep the Eastern Roman Empire's back reasonably safe, and it can concentrate sufficient force where it needs it. The eastern Roman Empire no longer needs miracle Emperors just to hold things together, and is no longer under threat of elimination if a meh Emperor takes charge or theological arguments result in a civil war or two.

Unfortunately, even if Justinian hadn't spent a fortune on trying to get the mediterranean under control. the demographic hits taken in the 6th and 7th century make accomplishing this absurdly difficult.

Rubberanvil

Hentai Undivided

Kevin Vacit

Cute Zombie

Given the tendency of dynastic marriages to result in war from dynastic claims a little later (Nine Years' war immediately springs to mind, when the marriage of a German electors' daughter into the French royal family led to the French burning down her homeland because they felt they now had a claim to it).

PurpleLegion

Remember 1453

Given the tendency of dynastic marriages to result in war from dynastic claims a little later (Nine Years' war immediately springs to mind, when the marriage of a German electors' daughter into the French royal family led to the French burning down her homeland because they felt they now had a claim to it).

It was general standard practice for Byzantine Royals to marry off extra princesses to neighbors they had good relations with was it not? More often than not these marriages fostered good relations for at least a couple of generations otherwise diplomatic marriages as they existed in your view make no sense. Neighbors they did that to off the top of my head was the Kiev Principality, and the various nomadic groups that came near and eventually settled by the Empire, somwhat similar to how the various chinese dynasties married off extra royals to establish, maintain, and foster good relationships between their various tributaries and vassals, I distinctly remember the Tang dynasty using it the most, or at least being more memorable.

It is in my honest opinion that I believe the Byzantines to not be so stupid as to marry their only heir off to another power they can’t trust especially if said heir was a woman. Further more when no suitable direct heir, the closest relative is found, a several times removed cousin or uncle, even then a suitable ruler is found through the various noble houses if all else fails. The catastrophic civil wars stemming from when there isn’t a dominant house but rather several houses of similar power, then having each house having the self-destructive short-sighted ambition to become emperor resulting in those houses rallying various parts of the military and engage in infighting.

On top of all of this, your own perspective is incredibly pessimistic and defeatists. You basically state that all royal marriages between different nationstates will lead to a succession war, it is inevitable and will cause large amounts of destruction. I’m unable to look up the example you’ve provided as I’m typing this in a very small timeframe, but there are so many more cases where diplomatic marriages work out than not work out, where it strengthens and bonds relations between nations, creating alliances between each other to further protect themselves. This is the case especially with the Byzantines, yes there have been cases where succession wars begin due to one mishap or another, one ambitious relative thinking he or she has a better claim. But more often that not marriages that are between nations for the Byzantines have worked out for the better for them, examples being the various emirs, tribes, and pretty much any number of neighboring polities, the Byzantines usually are capable of forming ties with them unless they prove to be an entity that’s entirely hostile.

It is when the Byzantines are on the decline, and the die that usually rolled favorably on them decided to turn the other cheek that we see the Byzantines greatest flaws come to the surface, while events that they’d be able to handle become unmitigated disasters.

I believe that you sell the historically usually competent Byzantine diplomacy short.

Note, when I talk of Byzantine diplomacy, it is between them and other nations, not internally.


What happened to Greece after the fall of the Byzantines?

And to a lesser extent the Balkans aren't heard from much after Classical times.

They are definitely "heard from" if you look at their own sources or at Byzantine/Slavic/Ottoman sources. They are more heard from than most of Europe, actually.

First of all, you should keep in mind that by the 10th century, Byzantine historians reported that no one spoke Greek in Greece since the Slavs and Bulgarians and other groups had repeatedly overrun the peninsula.

If by the fall of the Byzantines, you mean the fall to the 4th crusade, I could go into detail on that. I personally believe that the Byzantine empire died on that day, and the Ottomans merely pushed them over the edge.

However, if you mean the Ottoman Conquest of Constantinople, then life went on as it did before. The Ottomans utilized existing Byzantine administrative hierarchies and utilized the Ecumenical Patriarch to handle law/order and taxes for the most part. Many Greeks converted to Islam but most did not. Some Turkish tribes emigrated to parts of Greece and the Balkans and particular populations converted en masse -- but this was a long term phenomenon that was by no means happening left and right in the 1400s or 1500s.

Tourkokratia (or Turkish Rule) has traditionally been depicted as a time of great darkness for the Greek nation but this is a 19th/20th century perspective. In reality, Ottoman rule brought stability to many regions of Greece and immigrants (Jews, Turks) brought new-found wealth to a land that had been ravaged by constant war. The law did favor muslims over christians, but judging by the standards of the time, it was surprisingly "fair".

The old Byzantine landed nobility and aristocracy had survived under the Norman/Latin rule but was wiped out by the Ottomans. They weren't necessarily killed, but were forced to give up their land and go into obscurity. Instead of doling out the land to random nobles to rule in the name of the sultan, the Empire appointed Greek/Christian bureaucrats to oversee towns/villages/cities/provinces/viyalets and allowed for purchase and sale of land by regular citizens, there was a Ottoman governor at the state level (responsible for all of Greece) but he was usually a Greek or Albanian convert to begin with. The Byzantine bureaucracy in Constantinople became well-utilized by the Ottomans and "phanariots" (people from Phanar (Fener), a district of Constantinople/Istanbul) were appointed to rule the districts and provinces, and often became governors as well. There had always been a conflict in the late Byzantine empire between "men of the sword" -- aristocratic military families-- and "men of the pen" -- bureaucrats residing in the imperial city, and the Ottomans essentially destroyed the aristocratic military families and greatly empowered the Phanariot bureaucrats.

The life and work of Michael Critobulus is very interesting in providing a very personal and specific example as to what happened to Greece and the Byzantines immediately after the conquest. Critobulus was a high ranking historian and member of the imperial Byzantine court and after the conquest, began working for the Ottoman Sultan Mehmet II. He depicts Mehmet II as a great leader who brought peace and stability to Greece and to Christendom. He thought that the Ottoman conquest was a divinely ordained event and that the fact that the Ottomans raised the Ecumenical Patriarch to a more powerful role was proof of this. Of course, its good to keep in mind that he "worked" for the sultan and thus wrote good things about him. Nonetheless, we have no reason to doubt his resolve and dedication to the sultan given that he could have gone to Italy or lived on his estates without kissing ass. In particular, Critobulus was made governor of the islands surrounding Imbros and went above and beyond to ensure that the islands were handed over to the Ottomans. Cribobulus's account of the post-conquest Constantinople and Greece is the most detailed history we have at our hands. He depicts the Ottomans as re-populating and re-building a land that had been destroyed by corrupt Byzantine politicking and civil wars and ravaged by the Italians and Western Europeans. Apparently, the Ottomans let the people not pay taxes for a few years while things were rebuilt and paid particular attention to infrastructure (bridges, walls, water, irrigation) that had been neglected under the Latins and late Byzantines.

By the 1500s, and particularly after Bayezid II sent the Ottoman Fleet to Spain to rescue the Jewish and Morisco population, Greece's economy catapulted. Salonika (formerly Thessalonica) became one of the world's richest cities until the 19th century.

Jannisaries were levied from the Christian Greek population but it was more common to take Slavs. This was a practice by which every few years or so, the brightest and most able young boys in a village or city would be forcibly taken to the Ottoman court, converted to Islam, given perhaps the best education in the world at the time, and trained to be master-ninja fighters and or genius diplomats/bureaucrats. Of course, this was often traumatic but these boys rose to become the highest-ranked officials of the empire and often inter-married with the Ottoman family (almost all Grand Viziers were jannisaries) and often lavished their families and home towns with monuments and wealth.

To clear up some confusion:

The Byzantine Empire was known to its inhabitants as the "Roman Empire", the "Empire of the Romans" (Latin: Imperium Romanum, Imperium Romanorum Greek: Βασιλεία τῶν Ῥωμαίων Basileia tōn Rhōmaiōn, Ἀρχὴ τῶν Ῥωμαίων Archē tōn Rhōmaiōn), "Romania" (Latin: Romania Greek: Ῥωμανία Rhōmania),[n 2] the "Roman Republic" (Latin: Res Publica Romana Greek: Πολιτεία τῶν Ῥωμαίων Politeia tōn Rhōmaiōn), Graikia (Greek: Γραικία), and also as Rhōmais (Greek: Ῥωμαΐς).

You might notice that they called themselves "Romans" -- IN GREEK -- [Ῥωμαίων]. This is because they knew they were speaking the language Greek but they called themselves and their language Roman, irregardless.

A Greek speaker in the Ottoman Empire or in the Byzantine Empire would have been EXTREMELY INSULTED and INCREDIBLY CONFUSED if you called him a Greek.


The republic to 1960

Manuel Deodoro da Fonseca, who had led the coup, became provisional president of the military-led government with the support of the nascent middle class and the prosperous coffee planters. He established a republic, separated the powers of church and state, and on February 24, 1891, promulgated a new constitution that combined elements of presidential, federal, democratic, and republican forms of government. The new states of the republic exercised more power than had the empire’s provinces.

Congress elected Fonseca president later that year, but he proved unable to govern under the new constitution. When he attempted to dissolve the dissenting Congress and rule by decree, the public raised such an outcry that he was forced to resign. Floriano Peixoto, the equally militaristic vice president, ascended to office on November 23, defeated several monarchist and military revolts, and restored a measure of tranquillity and order to the nation.


The Byzantine-Bulgarian Wars

The Byzantine Empire had a long and tumultuous relationship with the Bulgar Empire to its north.

Objetivos de aprendizaje

Distinguish between the different threats that the Byzantines faced around the turn of the millennium

Conclusiones clave

Puntos clave

  • The Bulgarian Empire was founded in the 5th century and continued to expand and clash with the Byzantine Empire for centuries.
  • During a period of peace, in 864 the Bulgar Empire converted to Christianity and adopted many Byzantine cultural practices.
  • Ending 80 years of peace between the two states, the powerful Bulgarian tsar Simeon I invaded in 894, but was pushed back by the Byzantines.
  • In 971, John I Tzimiskes, the Byzantine emperor, subjugated much of the weakening Bulgarian Empire.
  • In 1185, however, Bulgarians Theodore Peter and Ivan Asen started a revolt, and the weakening Byzantine Empire, facing internal dynastic troubles of its own, was unable to prevent the revolt from being successful.
  • In 1396, Bulgaria fell to the Ottoman Turks, and in 1453, Constantinople was captured. Since both became part of the Ottoman Empire, this was the end of the long series of Bulgarian-Byzantine Wars.

Términos clave

  • lingua franca: A language or dialect systematically used to make communication possible between people who do not share a native language or dialect.
  • Bulgarian: A South Slavic ethnic group who are native to Bulgaria and neighbouring regions.

The Bulgarian Empire

The First Bulgarian Empire was a medieval Bulgarian state that existed in southeastern Europe between the 7th and 11th centuries CE. It was founded circa 681, when Bulgar tribes led by Asparukh moved to the northeastern Balkans. There they secured Byzantine recognition of their right to settle south of the Danube, by defeating—possibly with the help of local South Slavic tribes—the Byzantine army led by Constantine IV. At the height of its power, Bulgaria spread from the Danube Bend to the Black Sea, and from the Dnieper River to the Adriatic Sea.

As the state solidified its position in the Balkans, it entered into a centuries-long interaction, sometimes friendly and sometimes hostile, with the Byzantine Empire. Bulgaria emerged as Byzantium ‘s chief antagonist to its north, resulting in several wars. The two powers also enjoyed periods of peace and alliance, most notably during the Second Arab siege of Constantinople, where the Bulgarian army broke the siege and destroyed the Arab army, thus preventing an Arab invasion of southeastern Europe. Byzantium had a strong cultural influence on Bulgaria, which also led to the eventual adoption of Christianity in 864.

After the adoption of Christianity, Bulgaria became the cultural center of Slavic Europe. Its leading cultural position was further consolidated with the invention of the Glagolitic and Early Cyrillic alphabets shortly after in the capital of Preslav, and literature produced in Old Bulgarian soon began spreading north. Old Bulgarian became the lingua franca of much of eastern Europe and it came to be known as Old Church Slavonic. In 927, the fully independent Bulgarian Patriarchate was officially recognized.

The Byzantine-Bulgarian Wars

The Byzantine-Bulgarian Wars were a series of conflicts fought between the Byzantines and Bulgarians, which began when the Bulgars first settled in the Balkan peninsula in the 5th century, and intensified with the expansion of the Bulgarian Empire to the southwest after 680 CE. The Byzantines and Bulgarians continued to clash over the next century with variable success, until the Bulgarians, led by Krum, inflicted a series of crushing defeats on the Byzantines. After Krum died in 814, his son, Omurtag, negotiated a thirty-year peace treaty. The traditional struggle with the See of Rome continued through the Macedonian period, spurred by the question of religious supremacy over the newly Christianized state of Bulgaria. Ending 80 years of peace between the two states, the powerful Bulgarian tsar, Simeon I, invaded in 894 but was pushed back by the Byzantines, who used their fleet to sail up the Black Sea to attack the Bulgarian rear, enlisting the support of the Hungarians. The Byzantines were defeated at the Battle of Boulgarophygon in 896, however, and agreed to pay annual subsidies to the Bulgarians.

In 971 John I Tzimiskes, the Byzantine emperor, subjugated much of the weakening Bulgarian Empire, as it faced wars with Russians, Pechenegs, Magyars and Croatians, and by defeating Boris II and capturing Preslav, the Bulgarian capital. Byzantine Emperor Basil II completely conquered Bulgaria in 1018, as a result of the 1014 Battle of Kleidion. There were rebellions against Byzantine rule from 1040 to 1041, and in the 1070s and the 1080s, but these failed. In 1185, however, Theodore Peter and Ivan Asen started a revolt, and the weakening Byzantine Empire, facing internal dynastic troubles of its own, was unable to prevent the revolt from being successful.

The rebellion failed to immediately capture Bulgaria’s historic capital, Preslav, but established a new capital city at Tărnovo, presumably the center of the revolt. In 1186, the rebels suffered a defeat, but Isaac II Angelos failed to exploit his victory and returned to Constantinople. With the help of the chiefly Cuman population north of the Danube, Peter and Asen recovered their positions and raided into Thrace. When Isaac II Angelos penetrated into Moesia again in 1187, he failed to capture either Tărnovo or Loveč, and he signed a treaty effectively recognizing the Second Bulgarian Empire, but neither side had any intention of keeping the peace.

Fighting continued until 1396, when Bulgaria fell to the Ottoman Turks, and 1453, when Constantinople was captured. Since both became part of the Ottoman Empire, this was the end of the long series of Bulgarian-Byzantine Wars.

Bulgarians Fighting the Byzantines: A Byzantine painting depicting Bulgarians slaughtering Byzantines, who can be seen with halos on their head.


Ottoman Rule

While the early decades of an Ottoman Empire-ruled Constantinople were marked by the transformation of churches into mosques, Mehmed II spared the church of the Holy Apostles and allowed a diverse population to remain.

Following the conqueror, the most prominent ruler of the Ottomans was Suleyman the Magnificent (who ruled from 1520 to 1566). Along with developing a series of public works, Suleyman transformed the judicial system, championed the arts and continued to expand the empire.

In the 19th century, the declining Ottoman state underwent major changes with the implementation of the Tanzimat Reforms, which guaranteed property rights and outlawed execution without a trial.


Ver el vídeo: Todo sobre la familia imperial japonesa. #FactJapan


Comentarios:

  1. Berta

    Disculpe, no puedo participar ahora en la discusión, está muy ocupada. Volveré, necesariamente expresaré la opinión sobre esta pregunta.

  2. Gustavo

    Es fácil

  3. Abdul-Halim

    Tu frase es muy buena

  4. Tatanka Ptecila

    Genial, es algo divertido

  5. Nahele

    Por no decir que es más grande.

  6. Efrat

    Es posible hablar infinitamente sobre este tema.

  7. Delane

    Eh, de alguna manera triste !!!!!!!!!!!!!



Escribe un mensaje