Xochicalco

Xochicalco

Xochicalco en el centro de México fue un importante centro en la cima de una colina desde el siglo VIII d.C. y fue un rival y sucesor de Teotihuacán. La arquitectura del sitio está estrechamente relacionada con la del Clásico Maya, Teotihuacan y Veracruz, y también se estableció contacto con las civilizaciones mixteca Oaxaca y zapoteca. Combinando estos diversos elementos culturales para crear su propio arte y arquitectura idiosincrásicos, la cultura Xochicalco probablemente pasó a influir en los toltecas posteriores y en todas las civilizaciones mesoamericanas posteriores. El sitio, como muchos centros contemporáneos en la cima de una colina, fue abandonado al final del período Epiclásico, alrededor del año 900 d.C. Xochicalco está catalogado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Liquidación anticipada

Fundada c. 700 EC o incluso antes, Xochicalco, 130 km al suroeste de Cacaxtla y encaramado sobre el Valle de Cuernavaca, fue construido sobre una colina que fue remodelada al nivelar y construir terrazas en ciertas áreas para crear una acrópolis de cuatro terrazas concéntricas. Un camino recto en el lado sur da acceso desde el fondo del valle. Aunque la alfarería temprana comparte muchas similitudes con la que se encuentra en otras partes del centro de México, parece que hubo muy poco contacto con el exterior en épocas posteriores. Cualquier vínculo con los mayas parece haber sido a través de los asentamientos costeros, y la iconografía en muchos relieves en Xochicalco tiene una fuerte influencia maya y teotihuacana.

Xochicalco se convirtió en un vínculo cultural entre civilizaciones como los primeros mayas del Clásico y los aztecas posteriores.

Xochicalco finalmente se fortificó y contenía tres áreas distintas que contenían plazas regulares, recintos sagrados, calzadas pavimentadas, una gran plataforma piramidal y una cancha de pelota en forma de I, todas orientadas a lo largo de los puntos cardinales. La gran cancha de pelota de pared inclinada está ubicada en el centro del sitio, y puede ser la estructura más antigua de este tipo en el centro de México, mientras que la plataforma occidental contiene un baño de vapor que consta de varias habitaciones con bancos. Otra característica del sitio es la presencia de cuevas en las laderas que fueron utilizadas para almacenamiento y, en un caso, como observatorio subterráneo. Esta última cueva tiene un pozo artificial hacia el cielo, a través del cual, solo dos días al año, el sol brilla directamente en la cueva.

Arquitectura

A la gran plaza abierta con tres templos se accede por un corto tramo de escaleras. Dominando el espacio se encuentra el gran templo de plataforma de Xochicalco conocido como la Pirámide de la Serpiente Emplumada, que se construyó en algún momento antes del año 900 d.C. Mide 19,6 mx 21 m, está alineado en un acceso este-oeste y consta de muros inclinados que crean un patio cuadrado y sin techo. Hay una entrada escalonada en el lado oeste que tiene balaustradas con serpientes talladas. Las paredes exteriores llevan una impresionante escultura decorativa en relieve dividida en escenas rectangulares: escenas más grandes en el nivel inferior y rectángulos más pequeños en la parte superior. Todos estos relieves fueron originalmente pintados con colores brillantes en rojo, verde, amarillo, azul, negro y blanco, cuyos rastros aún permanecen. En las secciones inferiores hay seis serpientes de cascabel emplumadas que se retuercen, representaciones tempranas de la criatura que aparecerían en todas las formas del arte mesoamericano y se identificarían con el dios Kukulkán o Quetzalcoatl. Entre las curvas de la serpiente se sientan hombres, cada uno con un tocado de animal. Cada una de las escenas más pequeñas muestra glifos y un guerrero sentado. Por encima de todos estos hay otro friso más pequeño con parejas de hombres sentados con vestimenta maya separados por carteles de calendario que pueden representar una sucesión de gobernantes de Xochicalco, o las figuras pueden representar sacerdotes o dioses y cada uno sostiene una especie de abanico, probablemente una indicación. de su rango, y lleva un tocado.

Escritura Xochicalco

Los glifos o letreros representados en el monumento, a menudo de nombres de lugares no identificados pero también partes del discurso, son una combinación extraña y única de signos y símbolos aztecas dentro de un cartucho maya, mientras que los números son similares a los que usaban los zapotecas. De hecho, los escribas de Xochicalco pueden haber sido los primeros experimentadores de un sistema de escritura, cuyos elementos se convertirían en estándar a partir del siglo XIII EC en Mesoamérica. Los lugares a los que se hace referencia en los frisos pueden indicar una asociación política entre sitios o indicar lugares que ofrecieron tributo a Xochicalco. Los glifos también aparecen en tres estelas encontradas en el sitio. Estos grandes monumentos de piedra miden entre 1,4 y 1,5 m de altura, y también contienen imágenes familiares del centro de México, como una máscara de serpiente jaguar, bandas celestes y el dios de la lluvia con colmillos y ojos saltones Tlaloc. Las estelas ahora residen en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México.


Xochicalco

La Zona de Monumentos Arqueológicos de Xochicalco comprende una ciudad fortificada prehispánica, que nació durante el Período Epiclásico de transición (ca. 700-900 d.C.).

El apogeo de Xochicalco se produjo después de la caída de Teotihuac & aacuten y la desaparición de otros grandes imperios como Palenque y Tikal. Las sociedades más nuevas eran mucho más militaristas y sus ciudades solían ubicarse en posiciones defensivas elevadas.

La arquitectura e iconografía de Xochicalco muestra afinidades tanto con Teotihuacan como con el área maya y es probable que la ciudad de Teotihuacan fuera una ciudad multicultural, aunque también parece haber tenido una conexión con la cultura Tlahuica.

El centro ceremonial principal está en lo alto de una colina nivelada artificialmente, con restos de edificios subsidiarios, en su mayoría sin excavar, en el área circundante.


Una Ciudad Ciudadela con Triple Terraza

Xochicalco fue fundada en algún momento durante el siglo VII d.C. Se estableció, como muchas ciudades de la época, con fuertes fortificaciones para luchar contra posibles invasores. A medida que la ciudad creció, llegó a tener una estructura compleja con tres terrazas rodeadas por las murallas de la ciudad. La terraza más baja consiste principalmente en los restos de áreas residenciales probablemente habitadas por gente común. La segunda terraza contiene una plaza famosa por su estela, áreas más residenciales y un juego de pelota.

La terraza más alta representa la parte más impresionante de la ciudad. La terraza incluye varios templos, áreas residenciales para las élites gobernantes y un observatorio subterráneo. Uno de los templos es la Pirámide de la Serpiente Emplumada. A lo largo de los lados de la pirámide hay paneles que consisten en imágenes de muchas figuras humanas y animales diferentes. Los paneles están separados en paneles inferiores más grandes y paneles superiores más pequeños.

Los paneles inferiores contienen tallas de piedra de serpientes emplumadas. Entre las curvas de los cuerpos de las serpientes hay hombres sentados con tocados de animales. Estos se consideran más propensos a ser sacerdotes. Los paneles superiores contienen glifos y guerreros asociados en posición sentada.

También hay un juego de pelota adyacente a la plaza que contiene esta pirámide. El juego de pelota está separado del resto del complejo por una rampa pavimentada con piedra grabada con una variedad de animales. Entre estos animales se encuentran aves, reptiles, mamíferos e incluso insectos. Esta rampa se conoce apropiadamente como la rampa de los animales.


Smith, Virginia. La iconografía del poder en Xochicalco: la pirámide de las serpientes emplumadas

Información de publicación El cuerpo principal de la página de Información de publicación contiene todos los metadatos que HRAF tiene para ese documento.

Autor: nombre del autor que figura en los registros de la Biblioteca del Congreso Smith, Virginia

Título: La iconografía del poder en Xochicalco: la pirámide de las serpientes emplumadas

Publicado en: si es parte o sección de un libro o monografía El proyecto de mapeo de Xochicalco, editado por Kenneth Hirth

Publicado por: Editorial original El proyecto de mapeo de Xochicalco, editado por Kenneth Hirth Salt Lake City: University of Utah Press. 2000. 57-82 p. enfermo.

Por línea: nombre del autor que aparece en la publicación real Virginia Smith

Información de publicación de HRAF: New Haven, Connecticut: Archivos del área de relaciones humanas, 2009. Archivo de computadora

Cultura: nombre de la cultura del Esquema de las culturas del mundo (OWC) con el identificador alfanumérico de OWC entre paréntesis. Posclásico Central de México (NU93)

Resumen: Breve resumen escrito por antropólogos del HRAF que han realizado la indexación temática del documento. En este artículo se analizan las tallas de la Pirámide de las Serpientes Emplumadas como expresiones de temas sociales y políticos. Este estudio es un análisis de cómo se retrató el poder y cómo las imágenes de poder expresan y reflejan directamente la organización sociopolítica del sitio (p. 57). Los elementos de composición de estas tallas se describen en detalle junto con la interpretación del autor de su significado.

Número de documento: sistema de numeración interno de HRAF derivado del orden de procesamiento de documentos 35

ID de documento: identificador de documento único de HRAF. La primera parte es el identificador OWC y la segunda parte es el número de documento en tres dígitos. nu93-035

Tipo de documento: Puede incluir artículos de revistas, ensayos, colecciones de ensayos, monografías o capítulos / partes de monografías. Ensayo

Idioma: idioma en el que está escrito el documento en inglés

Nota: Para referencias bibliográficas ver documento 31: Hirth

Fecha de campo: la fecha en que el investigador realizó el trabajo de campo o la investigación de archivo que produjo el documento 1987-1988

Evaluación: En este código alfanumérico, la primera parte designa el tipo de persona que escribe el documento, p. Ej. Etnógrafo, Misionero, Arqueólogo, Folklorista, Lingüista, Indígena, etc. La segunda parte es una clasificación realizada por antropólogos de HRAF basada en la solidez del material de origen en una escala de 1 a 5, de la siguiente manera: 1 - deficiente 2 - regular 3 - buenos datos útiles, pero no uniformemente excelente 4 - excelente secundaria datos 5 - excelente arqueólogo de datos primarios-4, 5

Analista: El antropólogo de HRAF que indexó el documento y preparó otros materiales para la colección de cultura / tradición de eHRAF. John Beierle 2008

Fecha de cobertura: la fecha o fechas a las que pertenece la información del documento (a menudo no es la misma que la fecha del campo). 1350-1100 a. C. (650-900 d. C.)

Lugar de cobertura: ubicación de la cultura o tradición de la investigación (a menudo una unidad más pequeña, como una banda, una comunidad o un sitio arqueológico)

Xochicalco, Gobernador Phase, Western Morelos, México

LCSH: Biblioteca del Congreso Encabezamientos de Materia Indios de México - México - Xochicalco - Antigüedades / Indios de México - Residencia urbana - México - Xochicalco / Urbanismo - México - Xochicalco - Historia / Excavaciones (Arqueología) --México - Xochicalco - Mapas / Levantamientos arqueológicos - México - Xochicalco - Mapas / Sitio de Xochicalco (México) Xochicalco (México) - Antigüedades

Copie y pegue una cita formateada o use uno de los enlaces a continuación para exportar la cita al administrador bibliográfico que elija.


Entrar en [editar]

Xochicalco está a unos 45 minutos en taxi / UBER de Cuernavaca con el aeropuerto de Cuernavaca a medio camino entre los dos. Pullman de Morelos presuntamente opera un servicio de autobús directo a Xochicalco desde la Ciudad de México. Definitivamente operan un servicio de autobús directo desde su estación en Cuernavaca, ubicada en la esquina de Mariano Abasolo y Netzahualcoyotl, justo al sur del Parque Jardín Revolución (enero de 2020: autobús directo solo los fines de semana a las 10:00 y 11:00 sin embargo, si tomas el bus hasta el pueblo de El Rodeo, puedes pedirle al chofer del bus que te deje en el desvío a Xochicalco, desde allí puedes señalar un taxi, pasan con frecuencia por la vía principal donde te deja el bus, el taxi cuesta alrededor de $ 25 pesos). Cuesta 40 $ MXN. Una opción para el regreso a Cuernavaca es tomar un taxi hasta Rodeo y esperar afuera del Restaurante La Pasadita en la carretera con destino a Cuernavaca para detener un autobús que pasa. Las líneas de autobuses Lasser también operan un autobús (azul y blanco con "lasser" escrito enorme en el costado) desde su estación, que aparece en Google Maps como Transportes Mibus Terminal SA de CV, en el lado norte de Adolfo López Mateos, justo al este de De Los Arcos, cerca del mercado de Cuernavaca. Es un autobús de clase baja que no toma la carretera de peaje, sino que se detiene con frecuencia en el camino, demorando aproximadamente una hora y media, sin embargo, se detiene y recoge justo en la entrada del sitio arqueológico (no en el museo). . El último bus que regresa a Cuernavaca sale de Xochicalco a las 18:30. 10 $ MXN (enero 2020). Es posible tomar un UBER tanto de ida como de vuelta, cuesta entre 200 y 300 $ MXN por trayecto.

Visitar Cuernavaca y Xochicalco en una excursión de un día desde la Ciudad de México estará ocupado pero factible.


Hirth, Kenn. Apéndice A: el mapa topográfico de Xochicalco

Información de publicación El cuerpo principal de la página de Información de publicación contiene todos los metadatos que HRAF tiene para ese documento.

Autor: nombre del autor que figura en los registros de la Biblioteca del Congreso Hirth, Kenn

Título: Apéndice A: el mapa topográfico de Xochicalco

Publicado en: si es parte o sección de un libro o monografía El proyecto de mapeo de Xochicalco, editado por Kenneth Hirth

Publicado por: Editor original El proyecto de mapeo de Xochicalco, editado por Kenneth Hirth Salt Lake City: University of Utah Press. 2000. 327-351 p. mapas

Por línea: nombre del autor que aparece en la publicación real Kenneth G. Hirth

Información de publicación de HRAF: New Haven, Connecticut: Archivos del área de relaciones humanas, 2009. Archivo de computadora

Cultura: nombre de la cultura del Esquema de las culturas del mundo (OWC) con el identificador alfanumérico de OWC entre paréntesis. Posclásico Central de México (NU93)

Materias: identificadores OCM a nivel de documento proporcionados por los indexadores de materias de antropología en HRAF Maps (102) Topografía y geología (133)

Resumen: Breve resumen escrito por antropólogos del HRAF que han realizado la indexación temática del documento Estos son los mapas topográficos base en formato seccional de Xochicalco. Fueron 'preparados usando técnicas fotogramétricas a escala 1: 1.100'. (página 197). Se utilizaron para mapear el sitio y no contienen la mayoría de las características arquitectónicas.

Número de documento: sistema de numeración interno de HRAF derivado del orden de procesamiento de documentos 44

ID de documento: identificador de documento único de HRAF. La primera parte es el identificador OWC y la segunda parte es el número de documento en tres dígitos. nu93-044

Tipo de documento: Puede incluir artículos de revistas, ensayos, colecciones de ensayos, monografías o capítulos / partes de monografías. Ensayo

Idioma: idioma en el que está escrito el documento en inglés

Nota: Para referencias bibliográficas ver documento 31: Hirth

Fecha de campo: La fecha en que el investigador realizó el trabajo de campo o la investigación de archivo que produjo el documento de 1976 a 1995.

Evaluación: En este código alfanumérico, la primera parte designa el tipo de persona que escribe el documento, p. Ej. Etnógrafo, Misionero, Arqueólogo, Folklorista, Lingüista, Indígena, etc. La segunda parte es una clasificación realizada por antropólogos de HRAF basada en la solidez del material de origen en una escala de 1 a 5, de la siguiente manera: 1 - deficiente 2 - regular 3 - buenos datos útiles, pero no uniformemente excelente 4 - excelente secundaria datos 5 - excelente arqueólogo de datos primarios-4, 5

Analista: El antropólogo de HRAF que indexó el documento y preparó otros materiales para la colección de cultura / tradición de eHRAF. Sarah Berry 2008

Fecha de cobertura: la fecha o fechas a las que pertenece la información del documento (a menudo no es la misma que la fecha del campo). 1350 BP-1100 BP (650 AD-900 AD)

Lugar de cobertura: ubicación de la cultura o tradición de la investigación (a menudo una unidad más pequeña, como una banda, una comunidad o un sitio arqueológico)

Xochicalco, Morelos, centro de México

LCSH: Biblioteca del Congreso Encabezamientos de Materia Indios de México - México - Xochicalco - Antigüedades / Indios de México - Residencia urbana - México - Xochicalco / Urbanismo - México - Xochicalco - Historia / Excavaciones (Arqueología) --México - Xochicalco - Mapas / Levantamientos arqueológicos - México - Xochicalco - Mapas / Sitio de Xochicalco (México) Xochicalco (México) - Antigüedades

Copie y pegue una cita formateada o use uno de los enlaces a continuación para exportar la cita al administrador bibliográfico que elija.


Ruinas de Xochicalco

Las ruinas de Xochicalco están a unos 37 km (23 mi.) S.w. de Cuernavaca y se puede llegar desde el centro de la Ciudad de México a través de dos rutas diferentes. Tome la Av. Tlalpan s. al peaje de la autopista Mex. 95D y continúe s. hasta el poblado de Xochitepec, siguiendo las indicaciones hacia Mex. carretera 166 (salida Xochitepec) desde ese punto, siga las señales hacia Xochicalco. Hay un peaje de 16 pesos en la salida de Xochitepec. La ruta alternativa es tomar Mex. 95D hasta la salida hacia la localidad de Alpuyeca (peaje 52 pesos), luego seguir la carretera asfaltada que serpentea n. unos 8 km (5 millas) hasta el sitio de las ruinas, que se encuentra en la cima de una montaña.

En términos de pura grandeza, Xochicalco (so-chee-KAHL-coh, que significa & # 8220 lugar de flores & # 8221 en el idioma indio N & # 225huatl) rivaliza con la zona arqueológica más famosa de Teotihuac & # 225n. Después de la caída de Teotihuac & # 225n, Xochicalco se convirtió en uno de los principales centros urbanos del altiplano central. Estas ruinas de piedra blanca personifican el Período Clásico en la historia mesoamericana, que duró aproximadamente desde el siglo II hasta el VIII y produjo las primeras civilizaciones urbanas notables de México. Xochicalco fue designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

Al ingresar, compre su boleto a las ruinas en el museo de sitio (Museo de Xochicalco). Las exhibiciones bien etiquetadas (en español) presentan cerámica, tallas y artefactos que han sido excavados, y también hay un diorama de todo el sitio. Hay excelentes vistas de las ruinas desde los terrenos del museo.

La Pirámide de la Serpiente Emplumada (Pir & # 225mide de Quetzalc & # 243atl) es la estructura dominante, con bajorrelieves bien conservados y rastros de jeroglíficos que representan fechas y signos de eclipses. Muy cerca está la entrada a un túnel en forma de laberinto que termina en una cámara escalonada tallada en piedra con un orificio & # 8220telescopio & # 8221. Los sacerdotes-astrólogos de Xochicalco hicieron correcciones a su calendario examinando los cielos a través de esta abertura. Desde la ubicación de la fortaleza de Xochicalco, las vistas panorámicas del Valle de Cuernavaca son espectaculares.


Eliminando fantasmas en Xochicalco, Morelos: Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

En estos días, para algunos turistas, parece que la historia física, un sentido de la historia, una sublimidad de caminar tras las huellas de los antiguos a la luz de la naturaleza misma, no es suficiente & # 8211 uno & # 8217s sentidos, incapaces de un ejercicio. de pura imaginación, es necesario que se inicie en una apreciación de su entorno. Las luces láser parpadeantes en una variedad de colores chillones, reforzando el entorno visual y auditivo al estilo de un concierto de U2 o Madonna, golpean en el corazón del turista hastiado lo necesario. sentir del misterio que ha llegado a complacer.

Desde las antiguas pirámides de Egipto y México hasta las catacumbas de Italia, una experiencia del pasado no se puede lavar del todo sin un espectáculo de láser. Muchos sitios históricos satisfacen ahora esta insípida demanda de sensaciones. Quizás en el futuro será la norma y Disneyland habrá ganado. Semejante transfiguración ha sido elogiada por publicaciones de alto nivel como Newsweek, como si fuera de rigor. Presumiblemente, estamos tan aburridos con las maravillas del mundo antiguo que la tecnología moderna debe iluminarlas con alguna visión inspirada en el LSD.

Los empinados escalones de piedra de las pirámides de Xochicalco en México y # 8217 demuestran que vale la pena subir por las vistas que ofrecen. © Anthony Wright, 2009

Sin embargo, en una colina azotada por el viento que domina una de las primeras canchas de pelota conocidas que se construyeron en México se encuentra una pirámide baja, o señal, donde las víctimas desventuradas fueron llevadas al sacrificio hace mil años y no necesito un espectáculo de luces para viajar a ese mundo extraño y violento. No sacrificaron personas con un espectáculo de luces. Habría sido un día normal & # 8211 de horror & # 8211 cielos azules, sol brillando. Como incontables días terribles.

La pirámide forma parte de la zona arqueológica de Xochicalco, que brilla en el calor y la inquietante soledad en una meseta entre verdes alrededores en el suroeste del estado de Morelos, a 37 millas de Cuernavaca. Un aura fantasmal emana del sitio & # 8211 en parte, quizás, debido a la falta de multitudes que impregnan a los primos más famosos de Xochicalco & # 8217 en otras partes de México.

Por supuesto, no es de noche. El espectáculo no ha comenzado.

La ciudad & # 8217s nombre significa & # 8220 en el Palacio de las Flores & # 8221 en náhuatl & # 8211 aunque aquí bajo el sol, la mente de uno & # 8217s puede vagar hacia el perdedor de un juego de pelota, o un sacerdote enloquecido por la sangre con su cuchillo & # 8217s # 8230 flores no entran en él. A pesar de los rituales violentos, Xochicalco fue un centro urbano y ceremonial desarrollado, diseñado y construido de acuerdo con estrictas pautas alrededor del 650 d.C. Alcanzó su cúspide como una de las grandes ciudades mesoamericanas en el Clásico tardío (900 d.C.), y los olmecas. Los pueblos nahuas, mixtecos, toltecas y zapotecas hicieron aportes culturales a su desarrollo.

Las famosas zonas arqueológicas esparcidas por Mesoamérica aún continúan hipnotizando a historiadores, científicos y turistas en su estado original. Algunos sitios se remontan a los albores de los tiempos en un período conocido como & # 8220Pre-Classic & # 8221 (2000-100 a. C.). El horizonte Clásico está marcado como duradero desde el 100 a.C. al 900 d.C. Fue durante este último tiempo que Teotihuacan en el estado de México se levantó y cayó, y aparecieron las grandes ciudades mayas de Palenque, Chichén Itzá, Uxmal y Tikal. El período Posclásico (900-1521) fue definido por el dominio del imperio azteca y su capital Tenochtitlan (el futuro sitio de la Ciudad de México) & # 8211 hasta su derrota a manos de Cortés & # 8217 conquistadores.

Los arqueólogos creen que la élite ocupaba lujosas residencias en las elevaciones más altas de Xochicalco. © Anthony Wright, 2009

Los arqueólogos creen que Xochicalco creció en importancia casi al mismo tiempo que la vida de Teotihuacan llegaba a su fin. Postulan que la bulliciosa actividad comercial emprendida en Xochicalco & # 8211 junto con otros sitios como Cholula en Puebla y Tajín en Veracruz & # 8211 contribuyó al declive de Teotihuacan & # 8217. La actividad religiosa & # 8211 en ese momento estrechamente alineada con la actividad científica & # 8211 incluyó un congreso entre astrónomos-sacerdotes de los diferentes grupos culturales para correlacionar sus calendarios. En última instancia, Xochicalco parece haber sufrido la misma suerte que Teotihuacan alrededor del 1200.

Para llegar, tome la ruta 95D Ciudad de México-Acapulco, desvíese en la carretera a Alpuyeca y tome la carretera estatal a Xochicalco. Al ingresar al complejo, hay un interesante museo que explica la historia de la ciudad. Después de hacer un camino hacia el sitio, el visitante puede apreciar el excelente trabajo de restauración que se ha realizado para preservar algo de la grandeza de Xochicalco.

Xochicalco fue inscrito en 1999 como un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La justificación fue la siguiente: & # 8220 Criterio (iii): Xochicalco es un ejemplo excepcionalmente bien conservado y completo de un asentamiento fortificado del Período Epiclásico de Mesoamérica. & # 8221 Y para el Criterio (iv): & # 8220 La arquitectura y el arte de Xochicalco representa la fusión de elementos culturales de diferentes partes de Mesoamérica, en un período en el que el colapso de las estructuras políticas anteriores resultó en un reagrupamiento cultural intensivo. & # 8221

Xochicalco no es un secreto para nadie, pero su imagen discreta debe clasificarlo como una de las atracciones menos visitadas de México, dada su proximidad a los grandes centros urbanos y la facilidad con la que se puede llegar. Si bien es algo desconcertante contemplar por qué esto es así, es alternativamente un placer empaparse del ambiente en gran parte libre de turistas que, en la lenta combustión de su silencio, puede encender la imaginación.


Arte Precolombino de México, Meseta Central Mexicana-Xochicalco

Un sitio que reflejó con bastante claridad los cambios ocurridos al final del período Clásico (200-1000 d.C.) y que en cierta medida anunció el siguiente período Postclásico fue Xochicalco ubicado en el valle de Morelos cuyas ruinas ocupan una impresionante sucesión. de terrazas artificiales que le dan el aspecto de una acrópolis semifortificada.

El nombre Xochicalco proviene del náhuatl y significa & # 8220en la casa de las Flores & # 8221. Aunque el sitio fue ocupado por primera vez en el año 200 a. C., no se convirtió en un centro urbano hasta el período Epiclásico (700-900 d. C.). Casi toda la arquitectura conocida hoy en el sitio se construyó en este momento. Xochicalco fue fundada ca. 650 d.C. por el pueblo Olmeca-Xicallanca, un grupo de comerciantes mayas provenientes de Campeche. Alrededor del 900 d.C., la ciudad fue incendiada y destruida y el sitio fue abandonado rápidamente.

Xochicalco alcanzó su apogeo tras la caída de Teotihuacan. La arquitectura e iconografía de Xochicalco muestran afinidades con Teotihuacan, el área maya y la cultura Matlatzinca del Valle de Toluca.

Arriba: El Templo de la Serpiente Emplumada en Xochicalco. Este templo tiene bellas representaciones estilizadas de la Serpiente Emplumada en un estilo que muestra influencias aparentes del arte teotihuacano y maya. Abajo: Los altos talones de la base de la pirámide tienen relieves que representan pueblos que rindieron homenaje a Xochicalco, así como varias figuras sentadas que parecen mayas, así como representaciones de la Serpiente Emplumada.

Considerada como una verdadera encrucijada de culturas, las inscripciones encontradas en Xochicalco presentan una conjunción de elementos que se relacionan con casi todas las tradiciones culturales existentes en Mesoamérica durante el final del período Clásico y que también anticiparon algunas de las culturas posclásicas como la Mixteca y el náhuatl. Aparte de las influencias ejercidas por Teotihuacan y otras áreas aledañas, Xochicalco muestra fuertes relaciones con los mayas, como se refleja en algunos de los relieves del Templo de las Serpientes Emplumadas posiblemente el monumento más representativo de esta ciudad o la famosa y muy estilizada cabeza de una Guacamaya (guacamayo) que hoy es uno de los tesoros artísticos del Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México.

Un templo de pirámide escalonada en Xochicalco.

Por otro lado, Xochicalco aparentemente introdujo por primera vez en el altiplano mexicano la costumbre de construir las típicas canchas o campos en forma de un & # 8220I & # 8221 para ser utilizado para la práctica del juego de pelota mesoamericano. Estos campos de juego de pelota eran un elemento muy frecuente en las regiones ocupadas por los zapotecas y los mayas, pero no existían en Teotihuacan (cuyo estilo de juego de pelota era diferente). La disposición de estos patios fue adoptada casi sin cambios por los constructores de la ciudad de Tula, la capital tolteca, cuya fundación hacia el año 968 de nuestra era marcó el inicio del llamado período Postclásico Mesoamericano (ca. 1000-1697). ANUNCIO).

Cabeza de guacamayo de Xochicalco realizada en piedra, período Clásico Tardío (ca. 600-900 d.C.) (Museo Nacional de Antropología, México). Esta escultura fue encontrada en uno de los juegos de pelota de Xochicalco. La asociación entre guacamayos y juegos de pelota también se ha documentado en Tula y el sitio maya de Copán. Arriba: Uno de los juegos de pelota en Xochicalco con la forma característica & # 8221 I & # 8221 y los anillos colocados en el centro. Abajo: anillo de piedra del campo de juego de pelota en la imagen de arriba en Xochicalco, en este particular cancha de pelota* el sol poniente brilla a través del anillo durante el equinoccio.

Juego de pelota mesoamericano: Una gran estructura de mampostería utilizada en Mesoamérica durante más de 2.700 años para jugar el juego de pelota mesoamericano. Se han identificado más de 1.300 campos de juego de pelota. Aunque existe una gran variación de tamaño, en general todos los juegos de pelota tienen la misma forma: un callejón largo y estrecho flanqueado por dos paredes con caras horizontales, verticales e inclinadas. Aunque los callejones en los primeros juegos de pelota eran abiertos, los juegos de pelota posteriores tenían zonas de anotación encerradas, lo que le daba a la estructura una -forma cuando se ve desde arriba.


¿Sabías? México & # 8217s antiguos astrónomos tenían calendarios sofisticados

Varias civilizaciones antiguas desarrollaron calendarios asombrosamente precisos. Aun así, se necesitaron ajustes ocasionales para volver a alinear el calendario con los eventos solares. Los arqueólogos que estudian el sitio de Xochicalco, en las afueras de la ciudad de Cuernavaca en el centro de México, creen que en el siglo VIII d.C. se llevó a cabo una importante conferencia de astrónomos para implementar un ajuste de seis días. La conferencia pudo haber sido una secuela de una reunión astronómica anterior (700 d.C.) celebrada en Copán, en la actual Honduras, conmemorada en ese sitio por un altar ricamente decorado. Un altar pudo haber sido lo suficientemente bueno para conmemorar la reunión de Copán, pero en Xochicalco los organizadores fueron un paso más allá y construyeron una pirámide entera lujosamente decorada como un monumento al evento.

Las pintorescas e imponentes ruinas visibles en Xochicalco hoy reflejan solo una pequeña proporción de lo que antes era una ciudad mucho más extensa. El nombre Xochicalco significa & # 8220 lugar de la casa de las flores & # 8221, y quizás la ciudad alguna vez estuvo adornada con flores, pero hoy en día sus plataformas aplanadas en la cima de las colinas tienen un carácter decididamente semiárido. Numerosas construcciones, unidas por pistas de adoquines, se elevan por encima de las plataformas que incluyen palacios, templos, canchas de pelota y más de un & # 8220observatorio & # 8221.

La plaza central está adornada por la asombrosa Pirámide de las Serpientes Emplumadas. Relativamente pequeño (solo unos 6 metros de altura), tiene dos niveles y puede haber sido techado a la vez. Su talud y tablero El estilo (con una sección inferior ligeramente inclinada coronada por una mesa de lados verticales) se hace eco de muchos de los edificios en Teotihuacan. Probablemente esto no sea un accidente. Los investigadores creen que Xochicalco, que se estableció por primera vez alrededor del 200 d.C., alcanzó su punto máximo solo después del declive de la influyente ciudad de Teotihuacán, que, en su apogeo alrededor del 750 d.C., era una de las ciudades más grandes del mundo, con una población estimada de 500.000.

La pirámide de las serpientes emplumadas ( Pirámide de Quetzalcóatl) deriva su nombre de una serie de ocho serpientes de piedra emplumadas que se enrollan alrededor de su base. Sus sinuosos cuerpos enmarcan figuras sentadas magníficamente adornadas. Las serpientes parecen estar tragándose discos solares, una referencia a los eclipses solares. Los rastros del pigmento original muestran que los paneles alguna vez fueron coloreados. Los detalles de joyas, escudos y tocados sugieren que las figuras representan a altos funcionarios de algún tipo, quizás a los propios astrónomos. El segundo nivel de la pirámide está decorado con parejas de figuras sentadas.

Un examen detallado revela que los estilos de las figuras de cada lado de la pirámide son muy diferentes. Los estilos reflejan cuatro grandes grupos culturales regionales diferentes de la época: los mayas (sur de México y países vecinos), los zapotecas (valle de Oaxaca), los teotihuacanos (centro de México) y los totonacas (costa del Golfo de México). Presumiblemente, los astrónomos de las cuatro culturas se reunieron aquí (¿en territorio neutral?) Y este monumento inusual fue construido para conmemorar su éxito en la búsqueda de una solución a un calendario que se había desincronizado con el año natural.

Según Roberto Salido Beltrán, este arreglo calendárico era suprimir seis días del calendario antiguo, entre el día 1-Casa (Una casa) y el 11-Mono (11 mono). Salido cita como su principal evidencia un glifo centrado en el letrero de una casa. Dos manos se extienden desde este glifo. La mano derecha, los dedos extendidos, descansa sobre un bloque. La mano izquierda sostiene una cuerda que conduce al glifo de 11 monos. En términos de nuestro calendario, este evento ocurrió en 765 d.C.

Xochicalco se mantuvo prominente hasta aproximadamente el año 1000 d.C., después de lo cual fue abandonado. Cuando llegaron los españoles en el siglo XVI, se enteraron de las ruinas, pero no tenían ni idea de su importancia astronómica.

En los últimos veinte años más o menos, varios otros hallazgos importantes han surgido de estudios sobre la importancia astronómica de Xochicalco. El sitio se encuentra en una latitud de 18 o 47 & # 8243 Norte. En esta latitud, el sol está en su cenit (punto más alto, exactamente arriba al mediodía) el 15 de mayo y el 28 de julio. Está bien documentado que observar (y celebrar) el cenit solar era muy importante en todo México en el momento en que Llegaron los españoles, aunque los intentos modernos de revivir las prácticas antiguas no han tenido mucho éxito.

Dos de las muchas cuevas subterráneas naturales en Xochicalco, muestran una clara evidencia de modificación arquitectónica, incluida la perforación de un agujero artificial o & # 8220chimney & # 8221 desde la cueva hasta el suelo arriba. Estos ejes verticales habrían permitido observaciones y mediciones muy precisas de eventos solares y posiblemente planetarios. Por ejemplo, el lado norte vertical de la & # 8220chimney & # 8221 de 5 metros de largo hacia una cueva habría resultado en un rayo de luz solar exactamente vertical en el día del cenit. El lado sur de la chimenea se inclina en un ángulo de 4o23 & # 8242. ¿Es simplemente una coincidencia que este sea el ángulo exacto para que la luz sea paralela a este lado el 21 de junio, el día del solsticio de verano? ¡Los arqueo-astrónomos piensan que no!

Las dimensiones y geometría de esta chimenea aseguran que algo de luz entre en la cueva todos los días desde el 30 de abril (15 días antes del primero de los dos cenit anuales) hasta el 12 de agosto (15 días después del segundo). Dicho de otra manera, la cueva recibe luz todos los días desde exactamente 52 días antes del solsticio hasta 52 días después. El número 52 fue de inmensa importancia en el calendario precolombino, ya que se necesitaron exactamente 52 años (solares) para que tanto el calendario solar como el calendario ritual (de 260 días cada uno) volvieran simultáneamente al equivalente de 0-0.

Otro hallazgo fascinante, publicado por primera vez en México Desconocido, es que desde la & # 8220Acrópolis & # 8221 del sitio, en los días cenitales, el sol sale exactamente detrás del volcán Popocatépetl en el horizonte oriental. El efecto no se produce ni siquiera un día antes o después del cenit. Dados los cielos contaminados sobre la Ciudad de México, ¡es difícil garantizar ser testigo de este efecto hoy en día!

The site of Xochicalco is living proof of one of the most important scientific summits ever held in the history of the Americas. The congress of astronomers from all over the zone held to agree the calendric correction was a landmark event in the history of science worldwide.

Xochicalco is a fascinating place to wander around. Let your imagination wander. Imagine the astronomers and their cohorts engaged in deep philosophical discussions. How many days do we need to skip in order to correct the calendar? How are we going to convince the general populace that the fix is needed?

An excellent site museum at the entrance helps visitors appreciate the site’s significance. Around the site, interpretative signs provide basic information in English and Spanish. The site is open 9 a.m. to 5 p.m. daily a modest entrance fee is payable except on Sundays and public holidays when access is free.

Cómo llegar allá

Xochicalco is 38 kilometers south-west of the city of Cuernavaca, 90 kilometers south of Mexico City. From the local bus station in Cuernavaca, a regular inexpensive local service signed “Cuautepec” leaves every 30 minutes and passes the entrance to the site. All times should be checked locally.


Ver el vídeo: XOCHICALCO - Patrimonio de la humanidad